Últimos temas
» [Pasado/Zander]Un encuentro fortuito
Hoy a las 10:37 am por Zander

» Close You Eyes (Priv: Zander)(Pasado)
Hoy a las 10:11 am por Zander

» [Petición] Puntos Ninja
Hoy a las 10:05 am por Hachibi

» [Misión C] Cruz o Cuernos
Hoy a las 10:02 am por Hachibi

» Regreso a casa (Zander)
Hoy a las 9:28 am por Zander

» Recuerdos innegables {pasado}
Hoy a las 8:48 am por Zander

» Un simple entrenamiento ¿O no? (Hachibi y Zander)
Hoy a las 8:05 am por Hachibi

» Rango D -> Maestro del engaño
Hoy a las 7:42 am por Ragnar

» Rango D - Delivery de cartas
Hoy a las 7:30 am por Hachibi

Afiliados
Limpieza 22 - 09 - 07

Crear foro photo untitled45.pngCrear foroLoving PetsOne Piece LegacyCrear forocounting ★ starsSaint Michel UniversitéFINAL FANTASY: Zero

[Trama Personal][Pasado] Storm [Hideki]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Trama Personal][Pasado] Storm [Hideki]

Mensaje por Zeto el Miér Sep 13, 2017 5:21 am

Academia
Hideki||Zeto
T. Personal
STORM



La luminiscencia del alba se introdujo para que otro día más naciera en Konoha. El resplandor del astro solar provoco el despertar del joven pelirrojo que yacía tumbado en su lecho, tenía pequeñas gotas de sudor que recorrían su frente como a menudo sucedía cuando su consciencia tomaba un descanso y dejaba al subconsciente trabajar por las largas noches. De forma lenta las arrebato de su rostro con la palma de su mano. Sollozo por unos leves segundos simplemente por el hecho de tener que asistir a la academia de su aldea, no era algo que le agradara mucho. Se condujo a su baño evadiendo a cualquier familiar que pudiera cruzarse para poder disfrutar de un baño tibio antes de retirarse de su prisión, para ir a otra prisión. Los futuros ninjas que asistían a la academia alborotaban toda la aldea en su marcha con griteríos y carreras, podría decirse que el ochenta por ciento de los que asistían únicamente les importaba era tener una bandana en su frente con un símbolo que los identificase para poder tomar provecho de algunas circunstancias, más no iban para aprender sobre el arte de sus antecesores, el arte del ninjutsu. Muchos de ellos añoraban ser grandes ninjas y kunoichis, algunos hasta desafiaban a los demás proclamándose los futuros predecesores del Hokage actual, creyendo que algún día podrían lograrlo. El pelirrojo afirmaba en sus pensamientos que ese ochenta por ciento iba a morir en cuanto le dieran sus bandanas ninjas, pero al parecer ellos ignoran esa idea pensando ser inmortales.

Encendió un cigarro en su alcoba luego de tan relajante ducha. Su madre le había prohibido fumar dentro del hogar, pero no era un hogar para él ni ella una madre. Al menos no de él. Procedió a colocarse los atuendos que solía vestir cuando debía ir a esa academia, llevaba una camisa de color blanco con un collar hacia arriba y una corbata mal anudada quedando floja. Rara vez llevaba un chaleco negro arremangando ambas mangas de aquel, este día sería uno de esos raros en que lo llevara – Zeto – Una voz peculiar le llamada del otro lado de la puerta que separaba su dormitorio del resto de la casa – Despierta hermano, debes asistir a tus clases. Ya sabes cómo se pondrá papá si se entera de que sigues durmiendo – Su hermano mayor, Saruhiko el predilecto por la familia Senju. Era el único que lo trataba con aprecio dentro del círculo familiar, al parecer le importaba y quería como debe esperarse de cada hermano. No había notado que el pelirrojo había despertado hace más de una hora, y que además, había tomado un baño. Saruhiko comenzó a golpetear la puerta con sus dedos pero al pasar varios minutos sin una respuesta, empezó a golpear más fuerte y esta vez con su puño. Zeto se acercó a la puerta de madera oscura que los separaba pero no tenía intenciones de abrirla para él – Tu padre, no el mío – Palabras fuertes y directas que no obtuvieron respuesta alguna. Abrió la ventana de un empujón brusco y no dudo en saltar por ella para evitar cualquier encuentro con su supuesta familia. Su cigarro aún seguía sostenido entre sus labios.

Cayó de cuclillas para evadir cualquier daño en sus extremidades que sostenían el resto de su cuerpo, tuvo cuidado como de costumbre por saltar de un segundo piso. Desprendió aquel cigarro de su boca con la baño izquierda para exhalar el humo y dar un gruñido por lo que debía hacer para no tener otra confrontación con sus progenitores. Sus glóbulos oculares de color ámbar apuntaron en línea recta por la calle que lo llevaría a su destino. La aldea entera estaba desadormecida y por ende habían multitudes por doquier, grupos de niños jugueteando y gritando, grandes colas en cada comercio y mucha, pero mucha bulla. Eran insoportables.

La academia estaba lo bastante cerca de la ubicación en la que Zeto se hallaba, solo un par de calles para lograr llegar y por lo visto iba tarde. Ni un solo estudiante se podía visualizar por sus alrededores, y sería mejor que se apresurara si no los altos mandos de la academia iban a solicitar una junta con sus padres para hablar sobre sus continuas tardanzas a clases o sus múltiples faltas. Zeto era un alumno extraordinario cuando se lo proponía en clases, solía tener muy buenos promedios en exámenes así que las calificaciones no son un problema para él pero ha habido un par de profesores que han presentado algunas quejas por su falta de compromiso con el horario establecido hace muchísimo tiempo. Debía correr. Esquivo personas, a otras las golpeo con sus hombros y casi se detiene a pelear con un hombre, esté último le insulto a lo que el pelirrojo devolvió el insulto pero con regalos verbales extras, algo que no sentó bien al hombre calvo y trato de darle un puñetazo en el rostro. No lo logro, era muy lento y además lo sujetaron dos de sus amigos – Es solo un niño – Le decían. Un niño de casi quince años. Aún faltaban varias lunas para su día de nombramiento.

Entró bruscamente a su salón de clases interrumpiendo las explicaciones del sensei a cargo. Decidió no mirarlo y apresurarse para sentar en su lugar predeterminado, a un lado de la ventana de la zona izquierda. El maestro se ausento un momento para ir a la búsqueda de unos objetos que quería enseñarles a los aspirantes a ninjas – De nuevo con la mismo tú – Se escuchó luego de que el maestro saliera. Zeto giro su mirada hacia los últimos asientos de la parte inferior de la sala, allí estaba ese chico de cabellos oscuros y sonrisa burlona. Para sinceridad el pelirrojo no recuerda su nombre ni el de su familia pero si recuerda el roce que hubo entre ambos tiempo atrás, y desde entonces ha habido peleas entre estos – ¿Piensas que por ser parte de un clan importante puedes hacer lo que quieras cuando quieras? Estúpido cabello de tomate Cierra la boca o iré yo a cerrártela… Como la última vez ¿Lo recuerdas, idiota? – El pelirrojo le dedico una sonrisa burlona rara de ver en él. No hacía mucho tiempo tuvieron un enfrentamiento de puños en el horario de salida, y el pelirrojo había salido victorioso. Todos lo recordaban pero nadie se atrevía a decírselo. Este comentario hizo enfurecer al muchacho ya que no tenía una respuesta para contra decir lo de Zeto. El pelirrojo giro nuevamente su mirada poniendo en vista el frente donde se encontraba la gran pizzara cuando de repente sintió un golpe en la parte trasera de su cráneo, una piedra cubierta con varios papeles y atada con una soga muy delgada había sido lanzada por aquel chico. Zeto se puso de pie furioso aunque no lo demostró, por fuera seguía con el mismo rostro de serio y frío pero por su mente pasaban varias formas para hacer que el chico llorase y le exclamase piedad y misericordia. Como la última vez.

Todo el salón se inundó con un grave silencio por lo ocurrido, únicamente podían oírse los pasos de Zeto hacia la parte final de la sala. Observando fijamente al muchacho. Al acercarse no lo golpeo directamente, lo tomo de su camisa y lo acercó a su rostro – Dime ¿De qué forma preferirías morir? – Acto seguido le golpeo con su cabeza en medio del rostro, más específicamente en la nariz. No fue con tanta fuerza por lo que no le quebró el tabique pero de su nariz broto una línea de sangre que bajo por su boca directo al mentón, y luego caía al suelo.


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.