Últimos temas
» [Censo] 19/11/2017
Hoy a las 12:18 am por Haku

» Un posible buen inicio{entrenamiento}
Hoy a las 12:14 am por Aizen

» Hoja ninja de Aizen
Ayer a las 11:58 pm por Kio Sawarabi

» No podía dormir, y tú? (Priv)
Ayer a las 8:15 pm por Kio Sawarabi

» [Actividad] Mini Evento Subforos
Ayer a las 8:10 pm por Nine Beasts

» [PN] Compra Ninja
Ayer a las 7:36 pm por Kio Sawarabi

» A new chapter
Ayer a las 7:15 pm por Kio Sawarabi

» [Registro] Registro de Clan
Ayer a las 7:05 pm por Natala

» [Registro] Registro de Físico
Ayer a las 7:02 pm por Natala

Afiliados
Limpieza 10 - 11 - 07

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLCrear foroLoving PetsOne Piece LegacyCrear forocounting ★ starsSaint Michel Université

[Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Sr.Poro el Mar Ago 29, 2017 3:48 am

Examen Chunnin — Primera parte

Amanecer en Kumogakure no Sato


El Día Esperado

El segundo examen disputado en una tierra de misterios y frío, como poco. El coliseo que se hallaba en el norte de la enorme ciudad envuelta en piedras y árboles silenciosos, era poco atractivo comparado con una vista aérea que un águila podría tener. Desde sus ojos, cientos de humanos equivalentes a hormigas se movilizaban por las anchas calles comerciales del lugar, sacando pecho al comercio día a día. El verde se desplazaba a las afueras pues la civilización declaraba con enormes construcciones “territorio del hombre”. Era necesario. Un mal menor a cambio de no despertar la furia del Raikage, un hombre que tiene mucho por demostrar. ¿Qué mejor forma que pintando su propia aldea con enormes templos, estatuas, academias y hogares sobre las puntiagudas montañas?  Si pudiera, cambiaría el curso de sus cascadas para construir más grandezas allí, o incluso, desplazado la propia neblina para evitar que su poca humildad sea vista de todos los ángulos. Pero era imposible, su mayor enemigo era el agua y la niebla.  

El coliseo se hallaba en la zona noble de la ciudad, con altos edificios hechos de madera, techo rojo, pilares y zaguanes. En ese distrito, era imposible no ver al menos cien joyas colgando en dedos o cuellos por día. Los nobles vestían colores fuertes y llamativos, siendo el amarillo y vedes los dominantes en la cultura; los trajes eran incluso más caros que las propias armaduras y armas ninja, por la seda, claro está.

El País del Rayo contaba con hombres inteligentes entre sus filas, pues, todas las riquezas fueron obtenidas de comercios injustos para con sus clientes extranjeros que se hallaban desesperados en plena guerra. Kumogakure no Sato fue neutral en aquella guerra, ellos tenían otra: una guerra trasladada a la economía contra todos. Y triunfaron.

El Gran Pasillo

Las astas cubiertas por banderas de colores pocos significativos para el anfitrión, pero si para sus invitados se hallaban sujetas en las paredes de los largos pasillos que recibían a las estrellas. Filas de guardias expandían sus brazos de espalda al público, mirándose entre la abertura que se dejaba a los ninjas. Los espectadores empujaban echando gritos de admiración y los soldados maldecían sus trabajos cada vez que sentían el tacto de alguna mujer atrevida que le apretaba las nalgas a los corpulentos ninjas.

El pasillo era un tubo de gritos, pero se ignoraban la grandeza de la edificación salía a la luz a los laterales de los que desfilaban por el medio. Cuadros y pinturas de ninjas famosos, esculturas de los primeros kages y a la salida de estos, dos estatuas enfrentadas del Raikage, mirando directo a los ojos de los ninjas que allí pasaban. Esos ojos tenían vida propia.

Una voz se hacía escuchar más que las otras, y era el presentador nombrando a cada uno de los participantes; al suceder la gente enloquecía y una ola de brazos se alzaba sobre la cabeza y hombros de los guardias para tocar a los extranjeros.

El gran vestíbulo

Al cruzar la gran puerta, un gran salón se deslumbraba y resumía todo lo que Kumogakure era en aquel tiempo: gloria, poder y dinero. Guardias en cada esquina sostenían largas lanzas y katanas relucientes y listas para cortar incluso el aire si se atrevía a molestar. La luz entraba por todos lados, y se agradecía el día soleado, aquellas enormes ventanas adornadas con cortinas rojizas limpias para la ocasión, valían más que cualquier arma que los invitados podían encontrar; inquietaba ver cada ventana tras largos barrotes verticales. En medio, una fuente sujetaba en la piedra circular varias frases de los ninjas más fuertes y victoriosos en los exámenes; el agua era cristalina y no había pista alguna de monedas en su interior. En el fondo dos escaleras llevaban a lo desconocido, protegidas por estatuas del Raikage tan similares a las anteriores. El salón estaba vacío, solo el cantar de las aves que anidaban sobre los balcones y el choque de las ramas con las paredes en el exterior. Un silencio inquietante reinó por unos diez minutos.

Tras de los participantes, varios jounnin de todos los países entraron y se pusieron a un lado, cruzando sus brazos, bostezando, lanzando miradas aburridas al techo. Al fondo del salón, otros pasos se escucharon con suavidad, dos hombres salieron uno en cada extremo, muy distintos entre sí. Caminaron hasta el centro de ese pasillo lejano y no descendieron. Cruzaron una mirada y el de cabello negro le hizo una señal al rubio, este último hizo caso omiso y miro al costado. El otro bufó.

El pelinegro dio un paso adelante e hizo una señal de que todos se acercasen a él. Llevaba un traje blanco, con una capa negra en su espalda. Tenía un rostro muy sereno; hermoso por doquier.

Les doy la bienvenida al Coliseo —Su voz era seductora mientras la acompañaba una sonrisa—; Mi nombre es Satoshi, jounnin de Kumogakure. En primer lugar, los felicito por venir hasta aquí, tras un largo camino, imagino que estarán exhaustos. No se preocupen —Prosiguió—, en cuanto terminemos este protocolo todos podrán ir a sus cómodas habitaciones. Primero: el kage los recibirá en breve, espero que estén emocionados por verlo, es un hombre muy sabio… a su manera. Pero no estoy aquí para hablar de él, lo siento. Durante varios días, estarán aquí encerrados por su seguridad debido a las reglas que se imponen durante los torneos, por lo tanto, si alguien se escapa por la noche y es descubierto, el castigo es la descalificación —Echó una mirada rápida a todos los presentes, su sonrisa no se había borrado, los dientes blancos y perfectos podían mojar a cualquier dama noble—. El Coliseo cuenta con habitaciones para sus respectivos países, biblioteca, zona de entrenamiento, habitación de recreo, baños separados y, al fondo, en el patio, hay aguas termales con un arroyo que pasa por dentro de los límites. Se les dará un mapa a cada uno para ubicarse en el lugar. Eso es todo por mi parte.

El ninja dio la vuelta junto a su compañero que parecía estar más entretenido contando las piezas de vidrio que llevaban las lujosas lámparas. Ahora, de nuevo, reinó el silencio. Y todos los participantes estaban allí, con un tiempo de recreo.


Última edición por Sr.Poro el Mar Ago 29, 2017 4:17 am, editado 2 veces

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Sr.Poro el Mar Ago 29, 2017 3:54 am

Pautas
— A partir de ahora vuestros stats han quedado completamente congelados. Podréis seguir roleando en pasado pero no podréis pasar por el tema "Compras Ninja"
— Quedareis encerrados en el coliseo 2 días on rol que se irán pautando a medida que avance el examen. Somos muchos usuarios por lo que es posible que tardemos unos cuantos días, tened paciencia.
— Quedan abiertos los subforos del coliseo para que podáis interactuar con los otros personajes (¡Siempre en presente!) Todo tema creado aquí será social, cualquier acto hostil (Con armas o que haga uso de chakra) sera penalizado aunque las pequeñas trifulcas serán completamente ignoradas. No os paséis.
— No se recibirán Pns en los temas de estos subforos, solo se recibirá la bonificación por social (2PN)
— Como habéis visto han aparecido los primeros NPCs oficiales del foro ¿Por qué no os pasáis a echarles un vistazo? Para ello simplemente debéis de acudir al panel superior y seleccionar en el apartado de NPC.
— Todo integrante deberá de postear su reacción a la narración. Desde que llegan al país del rayo hasta que cruzan el gran pasillo y se adentran en el Coliseo. Después de esto y de haber finalizado las palabras de Satoshi Daiki debéis de finalizar vuestro post, podéis añadir alguna cosa de más o incluso vigilar que os rodea o quien. ¡Por una vez estáis todos juntos, aprovechadlo!
— Tenéis un máximo de 48 horas para postear todos. No hay orden para que así nadie tenga que esperar a que otro lo haga. No posteeis más de una vez.
— Una vez se confirmen los integrantes podrán entrar los reservas, a estos se les avisara vía MP.
— ¡Disfrutad del examen y cualquier error/duda contactad con la administración!

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Quinn N.Phoenix el Mar Ago 29, 2017 4:34 pm


Quinn N.Phoenix


No era la primera vez que el destino llevaba sus pasos hacia el País del rayo, pero, esta vez, la gran importancia de su llegada dejaba atrás cualquier negocio que la llevase hasta tal lugar tiempo atrás. Era la primera vez que sus pasos resonaban en aquel gigantesco pasillo pero este cada vez parecía verse más pequeño ante los gritos de aquellos civiles que parecían estar rogando por algo de diversión, como si de simples bufones atraídos por un examen se tratasen. Sus orbes rosáceas podían observar el tumulto de personas, como los guardias mantenían a la multitud sedienta de sangre a raya, como si aquellos shinobis que se encontrasen cruzando tal enorme lugar se tratasen de héroes o personas de gran poder. El desconcierto de la pelimorada era todo un mito pero a pesar de ello en ningún momento llego a mostrar ningún síntoma de inquietud gracias a su mirar indiferente que solo tenía una meta, llegar cuanto antes a aquel maldito coliseo. Por suerte, no tardaron mucho en ello.

Cada rincón de aquel gran salón daba que envidiar a todos los integrantes que poco a poco iban irrumpiendo en el interior de lo que parecía un gran coliseo. Las orbes rosaceas de la pelimorada paseaban por las paredes, las esculturas como si realmente aquello fuese algo que admirar si no fuese por la cara de asco que se hacía de ver en su rostro. No le agradaban ese tipo de sitios aunque se tratase de toda una dama ¿Para que tantos lujos? Para ella solo tenía sentido un gran desierto lleno de ruinas sobre las que cabalgaban siento de historias, no simples cuadros con historias ficticias o que hasta el momento no eran más que cuentos de hadas.

¿Tacones? Si, era eso lo que resonaba sobre el gran vestíbulo. Había ido vestida como siempre de una manera tan cuidadosa que remarcaba la vulgaridad no solo de sus actos y palabras si no también de su necesidad por estar siempre por encima de los demás. Aquellas largas botas de cuero que se alzaban hasta la altura de sus muslos delineaban la perfección de unos muslos exquisitamente trabajados, seguidos de unas caderas remarcadas que se encontraban prácticamente desnudas con solo unas simples tiras que descansaban en lo que parecía un body, tan simple que casi era inexistente hasta la zona de su pecho que se cerraba por encima de su abdomen a modo de corsé, alzando así sus grandes virtudes. Sus inquietas manos enfundadas en el mismo cuero de su vestimenta, se alzaban directas hacia un busto de mármol que parecía haber sido bañado en oro pero el movimiento de uno de los guardias que parecía estar vigilandola provocó que esta rehusara de continuar con ello, dedicándole una mirada de pocos amigos antes de retroceder y aproximarse al grupo de shinobis con los cuales había acudido a aquel evento entre los cuales se encontraban, un joven pelinegro de gran altura, seguido por un aparentemente tuerto peliazul y una peliverde que se encontraba prácticamente vestida de la misma manera que ella. —Tsk, dan ganas de darles una buena lección — Bufó por lo "bajo" una vez se encontraba a un costado del peliazul, manteniendo la mirada en aquel guardia que ahora, parecía no perderla de vista y no solo por sus actos bélicos a la hora de estar dispuesta a saltarse una de las normas de “no tocar”.

Para cuando ya se encontraba junto a sus compañeros, se cruzó de brazos algo molesta pero, escuchar aquella voz calmada y a su vez desconocida provocó que alzase su mirada para fijarla en las escaleras. Desde donde se encontraba (una zona no muy lejana a aquella gran fuente) podía observar aquella gran sonrisa del pelinegro que en cuestión de segundos había conseguido hacer de ella toda una joven enamorada que sin poder evitarlo, sonrió de manera traviesa y curvada, dejando de cruzar uno de sus brazos para apoyar el codo de este sobre el otro y así llevar uno de sus dedos divertida a sus labios. —Maldita sea, ¿Por qué no hay hombres como esos en el País de la Luna? — Cuestiono por lo bajo mientras le daba un pequeño toque a la peliverde en el costado, como tentándola a continuar con aquella conversación. Ella misma sabía que ambas compartían los mismos gustos ¿Y como no disfrutar de aquella imagen? Después de todo pocas veces podía verse tal galán y el simple hecho de tratarse de un shinobi experimentado la hacía sentir aún más interés aunque fuese una vulgar mujer que no respetase ningún tipo de jerarquía.




Aclaración: Nada sexy que decir.






QuinnxKatsu:

Uzumaki's Family:

THEY SEE ME ROLLING:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Ororo el Mar Ago 29, 2017 5:56 pm


|La llegada|


El viento soplaba con fuerza contra el esbelto cuerpo de la joven, quien ya llevaba un tiempo en aquel viaje al país de las nubes. Kumogakure, era sin duda una de las mejores aldeas, pues de ello se había enterado gracias a varios libros que leyó cuando se encontraba en la academia. Un país y una aldea prosperas, que convertía a aquella parte del mundo, en una de las potencias actuales del mundo.

Era la primera vez que la peliblanca caminaba en ese país. El viento soplaba, pero no era comparado con las frías noches en la niebla, que tanto le agradaban a la Kunoichi. Esto le había ayudado mucho a ella, quien desfilaba al final de un grupo de habitantes de Kirigakure, que caminaban unos para luchar como ella en aquel examen que determinaría si tenia las habilidades necesarias para convertirse en una chunnin de la aldea de la niebla. Su piel era tersa, y tonificada, y aquel color caramelo, y sus ojos blancos, hacían que de vez en cuando se robara una que otra mirada.

No habían muchos ninjas de color en la aldea de la niebla, por lo que muchos terminaban por descubrir la procedencia de la chica, quien parecía una copia exacta a su madre. Su cabellera, se encontraba recogida en una cola, que echaba hacia un costado su cresta blanca, en su nariz se veía una pequeña joya que brillaba con las luces de las linternas; sus labios negros como la noche. Su bandana descansaba sobre su cuello, demostrando que era una orgullosa ninja de la niebla. Finalmente, su ropa era cuero de color negro, que se ceñía sobre su cuerpo y unas botas negras que sellaban su esencia.
En su cuello se posaban además dos grandes cadenas moradas, y en su brazo derecho, un par de brazaletes. Llebaba un par de anillos, y unos aretes que hacían juego con su piercing.

Sin darse cuenta en que momento, terminaron en medio de un gran pasillo, donde sobresalían las riquezas de aquella aldea, no tenia duda que alguien en ese lugar era un poco prepotente, por lo cúal la negra se mordió el labio inferior, manchando un poco sus blancos dientes con colorete, no presto importancia, y no volteo a ver a nadie, era muy poco probable que conociera a alguno de los participantes, por lo cual simplemente continuo caminando hasta un gran coliseo, donde los Gennin tendrían que hacer lo que fuese necesario para demostrar la fortaleza de cada aldea ninja.

Kumogakure era una aldea que demostraba tener muchas sorpresas, gente a ellos se alzo una figura que demostraba poder, y sin decir muchas cosas, llamo la atención de Ororo, quien no pudo evitar tirarse sentada al suelo, mientras observaba atenta la belleza que irradiaba, no obstante se perdió parte de la información por andar de distraída. Cuando este acabo, se sintió confusa y lanzando miradas hacia todos los lados, comenzo a observar bien quienes eran sus contrincantes. - Que lindo culo.- Le dijo a un joven quien parecía ser de konoha, y tras estas palabras lanzo una mano directo hacia su cola. - Quiero tener una así, como haces?.- Estuvo entretenida, hasta que una bella joven de cabellos de fuego se alejo, no podia evitar sentirse atraída por todos, pues todos tenían algo que contar, seguro todo era tan diferente fuera de las cuatro paredes donde siempre se encontraba.

Continuo caminando, algo cansada hasta donde serian las instalaciones, al parecer no podrian salir del lugar hasta ser chunnin o haber perdido el examen. Por ello debería descansar y prepararse para lo peor.




Última edición por Ororo el Miér Ago 30, 2017 2:36 am, editado 3 veces




Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Sabaku no Katsura el Mar Ago 29, 2017 6:38 pm


Sabaku no Katsura

El examen era en el país del rayo por lo que en cuanto se enteraron los cuatro ninjas del país de la luna y que conformaban entre ellos una particular familia, decidieron que tenían que partir hacia allí lo antes posible no sin antes inscribirse antes. La verdad es que aquello de ir aun lugar donde no había desierto no la hacia mucha gracia pero si queria obtener su objetivo debía de afrontar aquel examen. No entendía por que a la gente la entusiasmaba tanto aquello, la peliverde caminaba por aquel pasillo mientras miraba totalmente seria aquella multitud que no hacia mas que molestarla con aquellos gritos. Solo esperaba llegar pronto al coliseo y poder analizar a sus contrincantes.

No tardaron llegar la Sabaku hasta aquel lugar, a un gran salón con una gran cantidad de lujos. La peliverde se coloco bien la calabaza que portaba en su espalda para luego intentar saber porque era necesario tantas esculturas en aquel lugar, no tenia ninguna utilidad. Se encogió de hombros para luego bostezar mientras se afianzaba los guantes que la llegaban mas alla del codo. LLevaba la misma ropa que su hermana Quinn, solo cambiaba el color, la ropa de Katsura era blanca.Como si fueran en ying y el yang. Y las botas de tacón habian resonado conjutamente con las de su hermana, y llegaban a la misma altura que la de la otra, por la altura del muslo.

Estaba al lado de Gray en el cual se apoyo con cansancion mientra escuchaba las palabras de su hermana. No miró a ninguno de los dos sino que espero a que algo la llamara la atención y eso ocurrió cuando el pelinegro apareció. Sonrió levemente de forma perversa para luego notar un codazo de la pelimorada. Giro su rostro de forma divertida mientras se despegaba del cuerpo de Gray en el cual se había apoyado hacia nada algo aburrida.-podriamos colarnos en su cuarto o averiguar donde se aloja, puede ser algo entretenido antes de empezar el examen-dijo con ningun sentimiento en su voz pero sabiendo que ambas sabian a que se referian. Aunque lo parecían ambas chicas no era para nada inocentes la perversión reinaba en ellas.

Nada sexy que comentar



KatsuxQuinn:

+18❤️:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Gray el Mar Ago 29, 2017 8:04 pm


Gray Yuki

El agotador viaje en barco había llegado a su fin para la cuartada de “odiosos” del País de la Luna, tras una “despedida” emotiva por parte de Molinete  a los jóvenes, Gray se adentró en el coliseo junto a sus compañeros de equipo, no sin antes preguntarse por qué la transexual mujer lloriqueaba tanto si podría observarlos estando como público de los combates. La gente gritaba emocionada al ver a los valientes adentrarse en las entrañas del edificio, era gigante, pulcro, majestuoso, tanto que el peliazul no se atrevía a describir la perfección del lugar, sus ojos simplemente se mantenían fijos y expectantes observando y analizando como metro cuadrado del lugar. Se había mantenido algo callado en aquellos momentos, pues no tenía ganas de hablar, simplemente el viaje lo había cansado un poco, a pesar de que sabía que tardaría un poco en llegar, pues ya había ido al País del Rayo en una ocasión.

No había tenido una muy buena experiencias en el país, se había topado con gente algo xenófoba, por suerte la gente que estaba en el coliseo parecía ser mucho más abierta y divertida, con ganas de ver a shinobis de rango bajo pelear por demostrar la supremacía de la mejor aldea, aquellos exámenes eran una simple prueba de poder para las aldeas, un evento organizado por saber qué aldea criaba a los mejores shinobis. Gray aún se preguntaba por qué había accedido a presentarse a esos exámenes, no le veía demasiado sentido, pues sabía que al final acabaría largándose de la Aldea de la Luna, ¿Para qué ser Chunnin? Quizá fue la influencia de que sus hermanos se apuntaran lo que lo convenció, así como también pudo influir el que el peliazul estuviera harto de que los maldecidos líderes de la aldea lo enviaran a misiones de rango D, no deseaba cazar gatos como había hecho en el Pasado. Estaba deseoso de pelear, por eso no hablaría, pues acabaría revelando sus intenciones, liberar toda la adrenalina cargada que su cuerpo mantenía corriendo por las notables venas era lo único que en aquellos momentos el peliazul deseaba. No se enteró cuándo ni cómo, pero la melodiosa voz oída consiguió encandilar al ojiambar, miraba y escuchaba atento lo que el sonriente pelinegro decía, sus palabras eran una agradable melodía que conseguía dejar a sus pies a cualquiera, como si de un Genjutsu se tratara.

Los carnosos y bellos labios del joven que no tendría más de 18 años no ayudaban a liberarse de su hipnosis, los blancos dientes y el perfecto rostro podrían acabar con cualquiera, hasta con el hombre más heterosexual del mundo, ese hombre no era Gray, Satoshi había logrado conquistarlo sólo explicándole algunas cosas del examen a él y a los otros participantes. Sonrió socarronamente cuando vio a Satoshi largarse, pero la sonrisa se borró cuando lo vio yéndose con otro chico rubio que parecía más bien un crío que no sabía dónde estaba parado. No sentía ni si quiera a su compañera peliverde apoyada en él, simplemente estaba en otro mundo, salió de él al oír la aguda voz de la pelimorada compañera que tenía, “Quinn la Ardilla”, así llamaba en ocasiones a su amiga debido a su aguda voz chillona que, en ocasiones lo asustaba, la pelimorada debía bajar un poco los decibelios al hablar. Con una sonrisa en la cara, el ojiambar se acercó hacia la oreja de Quinn, sólo ella sabía su “secreto”, pues era su mejor amiga. — Creo que me he enamorado. — susurró de broma, pues él no se enamoraba, jamás lo había hecho, quizá atraído, pero nada más. Esperaba la respuesta de su amiga con una sonrisa algo burlona que la invitaba a bromear con él.

Aquel día no sabía por qué pero se había puesto bastante atractivo, una camiseta básica de color negro antracita combinada con un pantalón de chándal más que suficiente para moverse cómodamente y unas sandalias ninja que le permitirían correr adecuadamente, en la venda que llevaba cerca de la zona de las rodillas llevaba atado un acceso rápido para sacar armas ágilmente, su traje era, sin dudas, muy provocativo no sólo para las féminas. El peliazul sentía ganas de ver correr sangre, iría a muerte en aquel examen, para algo había ido hasta el País del Rayo. El parche que llevaba tapando el ojo izquierdo poseía el valioso Sharingan conseguido como por arte de magia, lo usaría eficazmente en la prueba, no había entrenado cuerpo y mente en vano para llegar al examen y fracasar. Se acercó hasta su compañera peliverde y le cedió algo que tenía guardado para ella, quizá lo llegaría a necesitar. — Katsura, esto es un Tanto, creo que eras tú la única que no tenía. — le sonrió recordando la muerte que le había dado a aquel desconocido Uchiha el día que saqueó el Tanto del cadáver. Su propio Tanto lo llevaba en la cintura, listo para desenvainar si llegaban a haber problemas.


Atuendo [+18]:

Aclaración: Satoshi es de Propiedad de Gray. Entrego un Tanto en el post a Katsura, por lo que alguien debería añadírselo a su inventario.






Molinete ♥️:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Laharl el Mar Ago 29, 2017 10:01 pm


Laharl

Le llegada al País del Rayo , no fue bastante acogedora como digamos siendo un viaje bastante extenso hacia ese lugar para participar en un evento que fue avisado con antelación hace algunos días para que los ninjas tuvieran una oportunidad para participar claro lo que se sintieran totalmente listo se podrían subir en ese barco para ir al lugar en donde se darán inicio el examen chuunin , donde mostraras en verdad de lo que vales y posiblemente pasen cosas totalmente interesantes a cada persona que este adentro de esto. Tras pisar el suelo de la aldea se dirigió como todos o mejor dicho fue guidado hacia una especie de lugar poco común, viendo como poco a poco se adentra hacia un gran pasillo que en este se escucha algunas voces como canticos junto a gritos , de otras personas que desde lejos se nota una gran luz mostrándoles que esta es la salida para ingresar al otro lado donde el sonido de las personas va aumentando cuando cada vez más se acercan dejando atrás el pesadillo y adentrándose en un gran coliseo. Este se conformaba por muchos guardias dándole protecciones seguramente a las personas que están gritando totalmente emocionados , la temática del lugar está afuera de lo común siendo la primera vez vista para el chico , y posiblemente para los otros.

Antes de llegar al coliseo junto a todos sus compañeros , en el gran salón se vistió con un conjunto bastante apagado siendo el color principal de sus atuendos el color negro pero claro está en su espalda siempre tiene marcado el símbolo de su clan siendo este el Uchiha , dándole a las personas a conocer siempre este aunque algunas veces no portaba en su espalda este símbolo, preparándose completamente para salir tratando de ignorar los objetos que tiene el gran salón , dándole una buena impresión de este teniendo muchas cosas de valor claro está dando a llamar la atención de cualquier ninja avaricioso que no pueda controlar sus impulsos de robar sencillamente se termine llevando algunas cosas del lugar.

Situándose al lado de sus hermanos específicamente hacia la izquierda de la peliverde , comenzó a observo todo el ambiente del lugar , y principalmente hacia las personas que no tienen que ver nada de lo que va a pasar entre las personas que están presentes para tomar el examen , dando a entender que ellos servirán como entretenimiento para todas las personas que están hacia arriba mirando hacia abajo para contemplar cada ninja extranjero que llegan para su disfrute , siendo la única ocasión de ver tanta gente reunida en un solo lugar para gritar tan emocionados es el restaurante de Molinete , pero viendo esto cualquier cosa le queda pequeño al gran Coliseo que tiene presente. Sus ojos se posaron a un chico que comenzó hablarles a todos, fijándose muy bien en el simplemente escuchándolo viéndolo de arriba abajo tiene una figura normal igual que todos no es la gran cosa, sin dejar de escucharlo sus brazos se entrecruzaron hasta que termino de hablar recibiendo alguna interesante información por parte de él , miro de reojo a sus compañeros teniendo la mala suerte de poder escuchar un poco de lo que están hablando siendo el tema de conversación principal la persona que acabo de hablar , soltó sus brazos poniendo una de sus manos a la cabeza fingiendo dolor de cabeza el pelinegro por escuchar a los seres que considera como su única familia , decir esos comentarios en verdad estas cosas no le debe sorprende porque está acostumbrado a ellos.

Los minutos pasando de forma bastante rápida , y al mismo tiempo todo siendo bastante sorpresivo viendo como algunas personas llegan al lugar para unirse a la ¨fiesta¨del momento , no pudo ignorar a su hermano cuando este le entrego un objeto a su compañera Kat , recordándose de algo que tiene hace mucho tiempo para todos sacando de su bolsillo un total de cuatro comunicadores , por curiosidad lo compro para alguna situación pasase entre ellos acercándose a cada uno entregándole estos objetos –Se coloca adentro de la oreja , y en este botón- Señala mostrando el suyo un pequeño botón donde se activa –Presionan este para poder activarlo , y podemos hablar estando completamente lejos- Finalizado dando un largo suspiro mirando a cada uno de sus compañeros , separando de estos situándose de nuevo donde estaba antes colocándose el comunicador en su oído derecho mientras mira hacia al frente pensando en lo que tiene que hacer para el examen pero lo principal que tiene en mente , ver sangre caer entre sus manos disfrutar de cada momento haciendo una escena acto para ningún publico para molestar al presente.


Aclaración: ¿?


Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Reiko Uchiha el Mar Ago 29, 2017 10:13 pm

Reiko estaba agotada, el viaje fue tan agotador que lo único que deseaba era poder dormir y recobrar energías. Aunque durmió algo en el barco, pero no lo suficiente, ya que en ese lugar venía más personas de lo habitual, la mayoría eran ninjas para el examen chunnin y muchos de ellos no aguantaban el viaje, por lo que se acercaban al borde a vomitar.

Una de las cosas esenciales que si te mareas, no debes comer nada, bueno la idea tampoco es que pases hambre sino no debes comer cosas pesadas para que sucedan este tipo de cosas.

Al llegar a las tierras del país del rayo, fueron llevados por una persona hasta el coliseo que esta ricamente decorado. Si bien Reiko es detallista no se deslumbra por estas coas y no es que ella haya nacido en una cuna de oro. Todos estaban expectantes y al parecer estaban esperando alguien. En ese momento vio algunas caras conocidas lo cual se lo esperaba, pero no sabe porque siente que no le gustaría luchar contra esas personas.

En ese momento apareció un joven muy bien vestido y pues todos prestaron más atención en su físico que en sus palabras. -Tiene cara de uke, no es de mi gusto.- Susurró para ella misma y pues se alejo un tanto de la gente apoyando su espalda en la pared, escuchando solo lo que aquel hombre estaba comentando.

La vestimenta de la Uchiha hacía resaltar sus hermosas curvas, pero no llegando a la exageración o a la vulgaridad.Porta un traje completo de látex lo cual le permite andar cómoda y moverse con mucha facilidad.
Vestimenta:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Haru Uzumaki el Miér Ago 30, 2017 1:20 am

El frió era realmente incómodo para la kunoichi, pero no se quejaba… estaba donde deseaba, la única forma de volverse poderosa era seguir por el camino de fuerte, eso significaba entrar en el examen chunnin y superarlo ¿Por qué tanta obsesión? De esa manera ella podría tener más poder e incluso ganar más dinero para cuidar de sus “hermanos”, esas personitas que de cierta forma iluminaban lo que podría llegar a ser su triste vida.
En aquel momento la jovencita se encontraba caminando por un pasillo que contenían varias pinturas que de cierta forma podían ser aterradoras y escalofriantes, poseían las imágenes de ninjas –todos de alto nivel- pues  sus ojos eran como si estuvieran observando a la kunoichi en aquel instante, pero a pesar de ese ambiente ni siquiera reparó en dar una mirada a los lienzos, simplemente continuo su camino.

Su mirada carmesí estaba centrada hacia el frente, mientras que su cabello rojizo se balanceaba de un lado hacia el otro cuando daba cada uno de sus pasos, pues su caminar estaba lleno de decisión y confianza. Posiblemente no era la que tenía mayor poder, ni mucho menos la que poseía más recursos… pero debía aprobar los exámenes y no permitiría que la palabra fracaso la titulara.
En aquel instante poseía una musculosa negra con unas calzas color cobre, pero por arriba de esa ropa llevaba un sobretodo abierto del mismo tono (cobre), en las puntas se encontraban un poco rasgadas… a pesar de ello la ropa no perdía su estilo y Haru jamás la desecharía puesto que se trataba de unas prendas que sus hermanas habían cocido para ella… justamente para que  las use en el examen. Llevarlas era un peso extra… el de la presión, pero estaba dispuesta a lidiar con ello.

Por un momento la joven rozo su mentón con  la bufanda roja que cargaba en el cuello, sus accesorios eran simples, porque además de eso poseía unas botas acordonadas que eran bastante altas, pues le llegaban hasta casi las rodillas… pero para nada eran incomoda.
En un instante escuchó su propio nombre, que la estaban presentando y no pudo evitar sonreír un poco porque la gente gritaba, aunque bueno…eso era normal ya que el público estaba emocionándose en cada momento que alguno de los ninjas era nombrado. Por ende ella no se hacía tantas ilusiones, ni siquiera era conocida en Getsugakure… menos lo seria en ese lugar.

Pasó por una gran puerta y lo que luego vio la llego a deslumbrar ¿Sinónimo de ostentoso? Podría ser “Kumogakure”. Decir que ella había olvidado como vivir en la riqueza era mentira, Haru siempre se acordaba de su niñez, cuando era una pequeña princesa, pero podría decirse que era un pecado recordar esas cosas, no debía hacerlo. Por ello mismo los ojos sorprendidos de la gennin volvieron a mostrar frialdad, concentración y personalidad, nuevamente estaba enfocada en la misión que se le había dado “pasar los exámenes chuunin”

A todo esto la muchacha se dignó a observar a las personas presentes… entre todos solo reconocio a un joven de cabello azul enfrente suyo, por ende la kunoichi estaba a punto de acercarse… lo único que la detuvo fue que uno de dos hombres comenzó a hablar para que todos escucharan, luego se fueron (al fin y al cavo solo dio información de donde se quedarían, nada mas). Por ende la kunoichi sonrió tranquilamente y dio dos pasos hacia delante, en el segundo percibió que algo le estaba jalando y cuando miró hacia atrás observo que su sobretodo había quedado atascado entre algunas personas, por ende jaló bastante fuerte… lo malo fue que en ese momento el pedazo de tela fue liberado y por ende ella salió por inercia hacia delante… chocando con el muchacho que quería saludar.

-¡Gray lo siento!-

Gritó la joven en el momento que perdió el equilibrio y choco contra la espalda de él, ya que el shinobi se encontraba enfrente suyo.


Vestimenta de Haru:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Sekaru el Miér Ago 30, 2017 2:59 am

El tiempo transcurría y cada vez me decía cuan rápido había transcurrido, hacia unos pocos días me encontraba en Kirigakure No Sato, y ahora estaba en el País del Rayo, junto a varios colegas que iríamos en representación del País del Agua, algunas caras conocidas y otras realmente no tanto, pero me daba cierta seguridad que no era el único que iría a dar la cara y por lo menos sí era eliminado sabía que contábamos con más participantes.

El viaje en sí duró unos cuantas lunas, primero en barco y luego recorrer varios kilómetros por vía terrestre, hasta que finalmente llegamos a lo que podía describir exactamente como un castillo que se alzaba de forma imponente, la llegada de los invitados era un gran evento y al parecer no habían escatimado en gastos... Por un momento sentí como sí fuéramos unas celebridades, fuimos pasando en grupos en una especia de hila india, protegidos por varios hombres con armaduras plateadas, aunque algunas manos traviesas lograban acercarse a los participantes, incluso tocar algo más allá.

Caminé lo más rápido posible, pero un camino estaba plagado de un mar de manos que parecía querer hurgar más allá de lo permitido, inevitablemente pude sentir algunas cuantas caricias en mi retaguardia e incluso por el muslo, no hice sino apresurar el paso, me sentí un poco... ¿como decirlo? ¿violado? ¿Qué le pasa a esta gente a caso no ha visto a extranjeros!? Me dije un tanto disgustado, mi rostro ya se había tornado rojizo pero era por la molestia.

Una vez terminado el camino de manos acosadoras, llegué a una amplia recepción en donde vi a varios de los candidatos, me hice a un lado y me ubiqué en algún lugar, miré nuevamente la estructura del castillo y realmente era excepcional, agarré mi botella y le di un sorbo profundo de agua, miré a mis alrededores, las personas de mi aldea no lograba ubicarlas y era evidente de que no conocía a nadie más, por lo que me quedé diez largos y silenciosos minutos paseando mi vista por los candidatos. No tardó mucho tiempo en hacer acto de presencia un tal Satoshi y dio unas cuantas instrucciones, escuché sus palabras con atención para no olvidar nada y agradecí la existencia de varias estancias para lograr una relajación adecuada, el jounin simplemente se marchó con la presencia del otro sujeto y el silencio reinó solo unos segundos porque el alboroto entre los participantes volvió.

Y de nuevo aquí... Sólo... Miré nuevamente a mi alrededor mientras suspiraba, ¿alguien querría hablar conmigo? Mis ojos buscaban con ansia la imagen de alguien conocido para no pasar mucho más rato solo.


—Hablo—(Darkred)|Pienso(Peru)|Narro


Hoja Ninja

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Monsters el Miér Ago 30, 2017 1:09 pm

La noche aparecia en la aldea de Kirigakure no Sato, era la alarma para emprender el viaje tan esperado que estaba previsto hace mucho tiempo, un examen donde la valentia de sus participantes y el lograr hacer lo mejor que podian iba a bonificarlos como ninjas respetados por la vista de quienes los estarian observado a lo largo de aquel suceso. Mons estaba totalmente preprado para esto, esperaba este momento para emprender aun mas a fondo su camino ninja. No demoro mucho en aprontar sus pocas cosas, cojer su vestimenta y su mascara para asi partir hacia el Pais del Rayo donde estos examenes serian dictados segun la informacion brindada a el.
El agonico viaje en barco, la agonica caminata que deje ya atras hacia muchas horas por in estaban dando de que hablar, parecia valer la pena todo aquel largo camino que habia transcurrido desde Kirigakure. No era el mejor ambiente que hubiese querido estar, no estaba adactado a las temperaturas de este pais pero aun asi no fue un gran problema porque su cabeza y estaba totalmente pensando en otra cosa, por ejemplo que se encontraria dentro de ese coliseo que debia entrar despues de pasar un pasillo muy angosto pero largo tambien, o eso era lo que le habian dicho despues de bajar del barco que lo trajo hasta aqui.

Las puertas se abrieron, en realidad no le daba los calculos para medir tan grande lugar, el pelinegro muy observador ya por inercia propia no dejo de ver cada detalle de aquel lugar, era grandioso y no solamente por ser grande en toda su totalidad, admiro cada estatua que parecia ser toda una obra de arte, de seguro era alguien muy imporante en el Pais porque estaba seguidamente mientras los pasos de Mons avanzaban mas y mas para encontrarse con el preciado final del pasillo. Aun no tenia idea de que se encontraria detras de las puertas que llevaban al Coliseo, pero tenia muchas ganas de aveiguarlo igualmente. No se apresuro, tomo todo con calma y no mostro la intriga que sentia en ningun momento.

No tuvo que mover un musculo, las mismas puertas se abrieron para dar paso a la vista de Mons dentro de aquel coliseo, como anteriormente nombrabamos el enmascarado era muy observador y perpicaz asi que no saco la mirada del frente y analizo todo el terreno, no habia nada de que asustarse y tampoco nadie, sin mas sigio adelante con sus manos atras al borde de su cintura, esta vez no vestia como estaba acostumbrado, queria guardar un poco mas su perfil, asi que una tunica bastante larga y con una capucha que tapaba la mitad de su mascara que atras estaba su rostro que no era visto jamas se adelanto para continuar hacia dentro, alli habian muchos ninjas, algunos que otros mantenian un perfil bajo y otros se les  notaba su desagrado por la companias, todo parecia ser que todos tenian caras conocidas que volvian a ver. En el ultimo lugar, al costado de una estatua Mons se mantenia parado para poder terminar de escuchar las palabras de uno de los presentadores o eso parecia ser, no escucho muy bien pero no era algo que le interesara porque de seguro indicaba donde debiamos ir despues de aqui. Al finalizar aquel hombre la mirada de Mons se detuvo en alguien en especial, la gota de sudor que derramo por dentro de su mascara que inevitablemente no fue vista ni por el mismo, solamente sentida como un escalofrio y nervios agonicos que atravesaban todo el sistema nervioso de Monsters. – Es ella, no puedo estar equivocado, tiene que ser Quinn – Penso musitando y recordando aquel dia que habia conocido aquella joven pelimorada, en las hierbas de un pais muy lejano y que desde entonces jamas habia vuelto a ver, el sentia que tenia que ser ella, no habia otra manera, pero no pudo soportar la idea de no acercarse a ella y saber por si mismo si estaba equivocado. Mantuvo la cordura, al igual que antes cuando entro en el coliseo pero se acerco a ella lo mas cerca que pudo, estaba acompanada por algunos chicos mas, inreconocibles para el asi que no le importo mucho, se postro a un metro, tal vez a uno y medio para mencionar cortas palabras. – Quinn ... -



Narro - Hablo - Pienso

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Nu Mo el Miér Ago 30, 2017 6:40 pm

Meh, que puto palo tener que irme a tomar por culo para hacer un examen, con lo bien que estaba yo en casa rascándome los huevos. Pero bueno, era el famoso examen Chunnin y debía ir en representación de mi amado país. Sabía que había otro grupo de genin de Getsugakure que también estaban destinados a ir hacia el país del Rayo, pero como no los conocía pensé que lo mejor era ir por mi cuenta y ya si eso les diría algo cuando llegásemos allí. Me puse todas mis prendas, cogí todo mi equipamiento y me largué hacia el barco que me esperaba en el país del Rayo. Ese día llevaba mi túnica negra, a juego con toda mi ropa y la máscara de hierro con forma de calavera que era distintiva de mi clan, además de un Kanji grabado de color blanco en medio de mi capa con la palabra "Getsugakure", en honor a mi país. 

Cuando llegué allí me sorprendí muchísimo, no por los exagerados lujos, estatuas y demás, sino por las tetazas que tenían la mayoría de las mujeres. La madre que me parió. Vale que el lujo está muy bien, y el coliseo era muy grande y bonito y demás, pero jooooder, con ese pechamen les meto el rabo entre teta y teta y tengo que pasarme dos meses buscándolo. Las mujeres realmente eran hermosas en esas tierras, algo que me agradaba, aunque seguramente acabaría sacudiéndome la sardina en mi habitación, solo, como suelo hacer siempre.
Pero en fin, como parecía que esa gente estaba demasiado exaltada para un evento de esas características, decidí fusionarme con el suelo para pasar desapercibido mientras pasaba entre toda esa multitud que gritaba y vitoreaba a los participantes de ese examen. Poco a poco mi cuerpo empezó a licuarse con el suelo, como si me estuviese ahogando en materia sólida, hasta que quedé completamente fusionado con este y donde debería estar yo aparecían unas ondas como las que hay en el agua cuando uno se baña. Saqué mi mano y, mientras estaba "hundiéndome" en el suelo, levanté el dedo del medio y grité - ¡Que os jodan, parguelas! Estuve así durante todo el rato, hasta llegar al coliseo. 

Todos ellos iban llegando, pasando hacia el coliseo entre gritos y admiración. A mi ese tipo de entradas no me apasionaban demasiado, a pesar de estar orgulloso de representar a Getsugakure. Cuando ví que la mayoría de participantes ya se encontraban en sus sitios, un tal Satoshi apareció y empezó a explicar como funcionaba el tema de las estancias y demás. El cabrón debería hartarse de follar porque podía notar como la temperatura del estadio aumentaba de golpe. "Habrá que traer las fregonas", pensé para mi mismo.

Yo seguía estando dentro del suelo y completamente quieto, por lo que era imposible que alguien me viese. Cerca de mí pude escuchar un grupo hablando, y por el acento más o menos pude deducir que se trataba de gente de mi tierra natal, así que me fuí hacia ellos y poco a poco empecé a emerger del suelo, saliendo con los brazos cruzados, dando bastante grima, la verdad.

- ¿Que pasa peña? ¿Como lo lleváis? ¿Sois de Getsugakure también? ¡La hostia, que pechotes que tienes! - le dije en tono amable a una de las chicas que allí se encontraba, justo antes de que un tipo con una máscara viniese por detrás y le dijese algo. - Oye amigo, a la jamelga esta me la estoy intentando ligar yo, búscate tu otra. - me giré para hablar con la que tenía el pelo verde, ya que no quería confrontaciones antes de empezar. - Hola, preciosa, no te puedo decir como me llamo, pero eres una belleza. ¿Que talla de pecho gastas? Soy muy guapo bajo la máscara, te lo prometo, aunque tampoco pueda enseñártelo. Me mide 18cm. ¿Cómo te llamas?- Mis habilidades sociales ciertamente eran bastante nulas, más que nada porque llevaba toda mi vida encerrado en una cueva entrenando, por lo que hacer amigos no era mi fuerte precisamente. Esperaba que con aquella conversación pudiese hacer algún amigo y quizás seducir a alguna de esas féminas. Aun así, me tomaba la vida en general en broma, así que por caerle mal a cuatro personas más tampoco iba a ser el fin del mundo. Lo importante en la vida para mí era mi país y mi clan, cualquier cosa que no fuese eso me parecía un blanco para hacer bromas y reírme de eso. 

Técnica usada:
Mimetización
Los usuarios de este clan poseen la habilidad de mimetizar su cuerpo con elementos externos utilizando su chakra a modo de combustible, utilizando su innata habilidad para controlar sus células. Esto les permite, por ejemplo, "entrar" dentro de árboles o el suelo para pasar desapercibidos. 

Espíritu "normal": El usuario tarda 2 turnos (unos 10 segundos on-rol) a poder mimetizar su cuerpo completamente con un elemento, teniendo que hacer una cadena de 4 sellos. Una vez dentro, se puede mover pero más lentamente que su velocidad le permite y a su alrededor aparecen algunas "ondas" similares a cuando uno se baña en el agua, haciendo fácilmente detectable la técnica si uno se fija y tardando 1 turno entero en poder salir completamente de la superfície (que on-rol serían unos 5 segundos).


Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Kishue el Miér Ago 30, 2017 6:55 pm

Era el día esperado y por el que tanto había entrenado para llegar, el día de los exámenes de ascensión, el día en el que daría un paso hacia arriba, el primero de muchos, antes de alcanzar su meta. Probablemente después de esto tendría mucho menos tiempo para otras actividades y su vida se basaría básicamente en trabajo y más trabajos, pero estaba listo para afrontarlo y tenía la mentalidad para llegar a la cima de esta sección, coronarse como chunin y empezar su verdadera vida shinobi, todo lo previo era solamente una prueba de lo que vendría, después de esto nada será fácil y sencillo, retos de verdad y antes de ello una serie de pruebas antes de demostrar que es capaz de conllevar el peso de una nueva responsabilidad, él estaba ya preparado para la muchedumbre pero jamás se acostumbraría a ello, tantas personas mirándole y tantas personas caminando con su mismo objetivo, él intentaba mezclarse sin embargo o más bien apartarse, mantenerse lejos del centro de la atención, quién se pararía a mirar a un encapuchado y misterioso ser que no se le veía ni la piel, de entre tantas personas hermosas y llamativas que llaman la atención.

No estaba ni de primero ni de último, tampoco en le medio, casi al final de todos sin ser el seguidor de la cola, justo en la posición que nadie presta atención. Los gritos y los empujones del público como si los ninjas fuesen famosas personas que adoraban. Será acaso público actuado o acaso habían en serio tantos ninjas famosos, o quizás en kumogakure valoren mucho a sus ninjas. Curioso y sin embargo para nada sorprendido, o bueno igual no había mucho campo para mostrar su sorpresa en ese escondido rostro tras lentes de sol. Entre el gentío que avanza logró divisar a varias personas conocidas, entre ellas a Quinn, quien no quisiera acercarse de nuevo, manteniendo la máxima distancia posible de ella y su posibles deseos de matarlo, como la última vez mencionó, Gray, un hombre con quien se enfrentó brevemente, no olvidaría jamás su rostro aunque no tuviese su habilidad para memorizar todo lo que ve, toca, siente y escucha. Esos son los más fáciles de nombrar pero no los únicos conocidos de él, manteniéndose detrás de ellos fingiendo su ausencia.

Cruza el pasillo lleno de cuadros y otras cosas, pero lo más intrigante fue la salida, una enorme estatua que parecía tener vida, sus ojos seguidores que ni él mismo se salvaba, por primera vez algo lo captaba sin parar, quizás mejores que hasta los propios ninjas, pero era una simple estatua e ilusión óptica, o eso quería él pensar, pero no podía evitar sentirse ligeramente nervioso. Cuando mencionaban su nombre él simplemente lo ignoró y siguió su andar cuando una mano traviesa intentó rozarle, simplemente se apartó, y bufó mirando a esa persona, su pudiese verle los ojos probablemente se asustaría, pero igualmente con ese gesto era capaz de congelar de temor a cualquiera. Siguió andando hasta su posición.

Habían muchas personas protegiendo el lugar por lo que realmente era difícil hacer algo alocado en una situación así, las posibilidades de un ataque realmente serían bajas y en cuyo caso hubiese un tonto, sería uno con deseos suicidas, se imaginó alguna atrocidad o una posibilidad de causar estragos, pero todo estaba tan bien vigilado y protegido que era imposible... Sus ojos no pudo evitar pasear por el lugar observando los gestos de los demás participantes, básicamente jugando, entre sí como si se conocieran, probablemente compañeros de aldea, él decidió simplemente mantenerse al margen de todo, en una especie de esquina imaginaria esperando al inicio de todo...

Observando la llegada de los demás jounin y otros dos personajes bastante misteriosos y entretenidos para analizar, tenían un aura especial que llamaba la atención de él, sobretodo de aquél más callado y odioso, pero no por su actitud, sino por su aura que desprende, algo de misterio que él no lograba comprender y eso le atraía de las personas. Hizo caso a los gestos con tranquilidad antes de ponerse a escuchar con atención sus palabras, indicaciones y felicitaciones, y no precisamente en ese orden. Sus ojos no se perdían del otro jounin que se mostraba impasible en tal situación, mostraba el mismo desinterés en todo el asunto como él mismo, haciéndole perder ese juego de descortesía y desinterés, porque por primera vez en mucho tiempo, él había ganado interés sobre algo y por el contrario esa persona no lo notaba, normal, estaba siendo lo más discreto posible, pero no creía que esa fuera la razón. Era hora del raikage hablar, o eso se creía.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Sumire Hojouin el Miér Ago 30, 2017 9:08 pm

El día esperado por muchos ninjas, habia llegado finalmente. Ese para el cual no solo estos que han sido mencionados, si no tambien la misma Sumire, habian estado preparándose durante -probablemente- una buena cantidad de tiempo, o al menos desde que se habia graduado como gennin. El examen de ascenso a chuunin, esta vez organizado por el Pais del Rayo, estaba en sus comienzos. Este sería solo el primer paso de los muchos que tenía por dar, si quería algún dia llegar al punto que su padre habia alcanzado, y poder realmente sentir que honraba su muerte.

Es muy distinto de Konohagakure.. — Comentó por lo bajo para si misma, mientras caminaba no solo entre las dos filas de soldados que impedían, o casi impedían, que las personas locales les pusieran las manos encima a los ninjas. No era esa la única medida protegiendola, pues Sumire decidió caminar tambien entre algunos de los participantes, porque realmente le resultaba incómodo ver manos saliendo de entre esos ''muros'' para tocarlos. Lo entendería si fueran niños, pero tambien habia adultos tras esa fila, ni siquiera eran celebridades los que pasaban pues todos eran gennin, así que no entendia la necesidad o la causa de semejante espectáculo. ¿Era aquella la ostentosa forma de recibirlos del país del rayo? Viendo como era la ciudad, y el tipo de ropajes que la gente llevaba, no le sorprendería en absoluto que a cada una de esas personas les hubieran pagado para ello. Cuando iba llegando hacia la entrada, negó todo con la cabeza, casi diciendose a si misma ''ya basta de prejuicios'', pero..

Tan pronto pasó más alla de las enormes puertas, se encontró en un lugar en el que todo, absolutamente todo le daba la razón sobre el tipo de país que era. Desde las armas de las guardias, hasta la ostentosa fuente, las estatuas, y las cortinas inclusive. Todo era casi como si alguien intentase demostrar el dinero y el poder que tenía. Intentaría desviar su atención de aquello, y centrarse en las explicaciones del quizá demasiado apuesto jounin, lo era tanto que la repelía, seguro ocultaba algo. Y tan pronto finalizó la explicación, comenzó a mirar a su alrededor, intentando buscar algún rostro conocido, pero en su lugar encontró un aspecto conocido. Esas ropas le indicaban que, sin lugar a dudas, se trataba del ninja que la acompañó en aquella misión. — Buenas tardes, Keisuke-san. — Le saludó con una pequeña reverencia de respeto, pues aquella vez le habia ayudado bastante, y luego continúo, tras haber anunciado su presencia al contrario. — Es agradable ver a un conocido aquí.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Zander el Miér Ago 30, 2017 10:38 pm

Se abre al poniente matinal sobre la gallardía liquida que el navío ceñía, voces inoportunas invaden la mente del Uchiha, calando sus emociones incoherentes. Acecha opacidad al avance, sus fanales herméticos hasta arribo al ilustre país del rayo por inusual, estructurando el examen chunnin. Aborda sin esfocar, configurando una diferente fila entre los demás viajantes que sus impertinencias no hacían más que moldear berridos insensatos. Se oye el chirrido del impacto ferroal asperjando a quienes se hallaban pertos, y a su vez, una servicial pero desagradable voz para este se percibía, acrecentando una bienvenida, asociada al ámbito.

Podía divisar al acompañamiento de dicciones latentes del jônnin; un ingente pasillo perpetuo por pértigas revestimentadas por pigmentos insignificantes y poco vistosos, sin embargo, una ristra de guardías propinaban una llegada esbeltica al clamor de sus diestras, haciendo más relevante la zona. La dignidad de sala había concluido, pero se afamaba la proximación a un pórtico que daba albergue a una de las siguientes, siendo escasa de oscuridad. Los rayos del astro rey envolvían la pluralidad del recibidor, otorgando magnitud y soberanía con aquellos destacamentos en aristas, fijando cada zigzag con certeza.


Zander mantenía la calma interior, desdeñando las intempestivas voces ajenas que pululaban en su centro, sólo prestaba oídos a quién era preceptor de la comarca. Este podía atisbar a una cantidad de shinobis de cambiantes naciones, pero eso no era de su impacientar. Luciendo el porte Uchiha en su espalda, resaltando con aquella túnica oscura y el egregio mechón que ocultaba su orbe izquierdo, se emplazó en una pared del aposento, prescindiendo a la mayoría. En la circunstancia de sus zancadas, notó cierto ingrávido céfiro, restonando su mirada a una dama de aglutinada vestimenta, por longe, era digna de atisbar, rememorando conocimientos de está.

Su campo de visión terminó ignorando, ya que el Uchiha era émulo de la mayoría y no dejaría oposiciones en su trayecto de poder. Las uniformes campanas del dielar ofuscaban la pertinencia decorosa que la gran escultura manifestaba, impropio de los vocablos del afamado Satoshi, Zander se mostró indiferente, alejándose un tanto del cúmulo, cerrando sus ojos haciendo alusión de sus sentidos, dejo aguardando la siguiente fase, mientras su envés se emplazaba en uno de los diques, entretanto que los chirridos lo incordiaban. Hmp... que molesto. susurró leve.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Sr.Poro el Jue Ago 31, 2017 3:52 am

Examen Chunnin — Primera parte

Durante esos diez minutos...


«Debería de haber dormido más anoche…» pensaba el pelinegro apretujando su cabello buscando un alivio imaginario en ello que resuelva sus nauseas. Era un joven que se le caracterizaba por andar rápido incluso en los momentos que “paseaba”, sus piernas largas eran comparadas con las de un sujeto protagonista de una leyenda urbana en la aldea; sin rostro, piernas largas y vestido fuera de la época; en simples palabras: tenía un cohete en el culo. Una elegante risa escapó de sus labios, agradeciendo su capacidad de volar con la mente para olvidar dolores físicos. Talento de ilusionista, suponía.

Arqueó una ceja cuando alcanzó con su vista a uno de sus compañeros que avanzaban por el pasillo y en dirección opuesta. En el dedo índice derecho una máscara giraba con tanta perfección que le provocó una mueca de envidia. Alzó sus ojos para apreciar el rostro o… lo poco que se veía de ella. Lo cierto es que no había rostro allí, sino una tela blanca y negra que encubría un misterio; Satoshi sintió un escalofrío recorrer su espalda. El ninja se encontraba oculto por ropajes extranjeros, oculto tras el color marrón en casi su totalidad. Era alto, muy alto y le otorgaba cierto aire de personaje terrorífico. Pero la sonrisa volvió a su rostro; con él había aprendido que las apariencias engañan.

El misterioso hombre se hallaba metido de lleno en el rumbo giratorio de su máscara hasta chocar de frente con su par. Ambos conectaron la mirada por unos segundos; los ojos detrás de la tela blanca brillaban, eran únicos.

¡Satoshi!  —Gritó haciendo eco en el pasillo a la par que le daba un abrazo torturador—, —¡Oh! Pero qué bien te ves hoy, ¿cómo vas con el dolor de cabeza? Tengo una pastilla si quieres, me han servido muy bien a mí.

Ehm…  

Oh, claro, claro  -Dijo soltando el cuerpo del pelinegro para dejarlo respirar.

A decir verdad, estuve dormitando un poco… y estoy bien  —Explicó, recomponiéndose y estirando su ropa; el misterioso hombre supo que era mentira—.  ¿has venido a ver a los participantes? ¿Eres tú el que se encargará de los sorteos?  

Sip. Soy yo. Aunque ya he visto a los niños en el pasillo —Se le pegó al lateral derecho y le acercó los labios a la oreja; sus movimientos eran exaltados y muy raros, sin duda—. ¿Sabes qué hice? —Preguntó entre pequeñas risitas—, ¡les coloqué un genjutsu en el Gran Pasillo! Creían que estaba lleno de gente, mujeres muriéndose por los chicos y guardias por todos lados.

Satoshi arrimó la palma en su rostro buscando borrar de su memoria lo que había escuchado. «Al menos decoraste el pasillo» Pensó.

La conversación siguió durante diez minutos y Satoshi no podía quitar su mirada de aquel misterioso hombre; poseía unos ojos magistrales, atractivos. Eran arte.

Al volver al vestíbulo, el ninja se acercó a los novatos e hizo una seña para que lo siguieran, sin decir una palabra. Su rostro era una piedra, pero por dentro las ganas de visitar una cama y deslizarse a los confines más inhóspitos de su cabeza al conseguir el sueño, le apremiaban. Algo le aliviaba, no era el único que iba a tener dolores de cabeza durante estos días.  

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Sr.Poro el Jue Ago 31, 2017 3:56 am

Pautas
— Los usuarios que han sido confirmados para entrar en el Examen como reservas teneis 24 horas para postear muy a pesar de que veais la narrativa final del primer tema.

— El siguiente tema se encuentra Aquí

— Los Usuarios Zero y FOX quedan fuera del Examen Chunnin por no postear en las 48 Horas pactadas. Hidan queda también fuera por abandono.

— Los tres reservas avisados pueden acceder al examen y con ello, proseguir a postear en este tema. Aún así, no deben tirar dados en el siguiente aunque si deben de narrar lo que les corresponde.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Saga el Jue Ago 31, 2017 6:14 am

Aclaración:
Perdón por la demora y gracias Quinn por entender.
Era un día especial, desde su inicio bien temprano en la mañana, se sentía algo extraño, un clima diferente. La tensión podía sentirse en el ambiente, de todas maneras era de esas tensiones que gustaban, al menos de esas tensiones que le agradaban al joven Uchiha.
Este se encontraba en su recamara, desde muy temprano se había levantado con la noticia de que había sido aceptado como participante de un gran exámen que se llevaría a cabo en una aldea no muy lejana, pero que le tomaría al menos un día en llegar si se iba en barco.
Saga tenía todo listo, a pesar del clima que la aldea llevaba al mandar ninjas propios a una aldea lejana, a riesgo de perderlos, la actitud del Uchiha era relajada, se sentía tranquilo y lo tomaba como una gran oportunidad de probarse a sí mismo, saber en que nivel se encontraba respecto a los de su aldea, como así a los extranjeros, era un momento único y pocas veces se daba, debido a que la confianza entre las aldeas no siempre fue mucha y eso hacía que sea difícil el organizar n evento de tal magnitud con éxito.

Esa misma tarde, el pelinegro partió hacia el nuevo horizonte que lo esperaba, pudo sentir en la parte superior del barco, donde prácticamente estuvo todo el viaje, como el clima iba variando.. De la húmedad típica de Kiri a un clima algo más seco.. Llevaba una túnica negra oscura, la cual cubría con un abrigo bastante bueno del mismo color, parecía una especie de capa, era bastante maniobrable como así útil en su función. Saga, luego de muchas, muchas horas de viaje, comenzó a divisar la aldea anfitriona, por lo que sabia que debía de estar preparado por cualquier eventualidad inesperada que pudiese suceder.

Afortunadamente todo lo que se imaginó Saga fue pura superstición, ya que lo esperaban unos jounnins de su propia aldea, los cuales mostraron una gran alegría por verlo y saber que participaría del evento, al parecer Saga aun tomando tiempo para salir, llegó algo después que sus compañeros de aldea, algo que le molestó un poco, pero de todas maneras logró olvidar.
Luego de un corto paseo, llegaron a una gran edificación, la primer impresión del Uchiha fue de sorpresa, ya que veía como muchísima gente se volvía loca al ver a algún shinobi que no fuese de su aldea, algo que sin duda impactó al Uchiha, aunque su expresión serena y fría no dejaba constatar ello, uno a uno daba sus pasos en un gran pasillo humano que se formaba entre guardias y aldeanos, su mirada estaba dirigida al frente, no hizo contacto alguno con los lugareños.
A medida que se adentraba, observaba las cosas excéntricas qe había, la extraña obsesión del raikage de resaltarse en cada punto del lugar, unas estatuas algo especiales como toda la decoración en si, pero nada que escape a la realidad que vivía kumogakure , en una época de abundancia, se ve…
Tras pasar dicho pasillo, se encontraba un enorme vestíbulo, guardias tenían lanzas en sus esquinas varios jounnin´s de diferentes aldeas estaban alderedor, como así varios ninjas jóvenes que Saga supuso, estaban en la misma posición que el, de seguro sus compatriotas también estaban allí, pero su mirada se posó en el presentador, el cual explicó como serían las reglas, simples y concretas, ahora solo restaba esperar a más indicaciones.. Saga se mantendría al margen, tenía la opción de socializar para saber a que se enfrentaba, pero prefería probar su habilidad de adaptarse a lo nuevo en el momento y bajo presión, antes que armar un plan de victoria premeditado… En fin, el Uchiha se fue del sitio central guiado por un jounnin de su aldea y se dispuso a esperar alguna indicación nueva..

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Yahiko el Jue Ago 31, 2017 4:05 pm

Después de haber estado semanas deprimido debido a la pérdida de su compañero Kyosuke en fatales circunstancias, a Yahiko le llegó un mensaje a casa notificándole algo que había estado esperando muchísimo tiempo. Este mensaje le certificaba como candidato oficial para el examen chunin, un evento nada común y cuyos participantes ganaban gran prestigio en estos días. La noticia alegró al peliazul, que salió de su cama para hablar con sus padres. Se sentía débil físicamente después de estar encerrado en la habitación tanto tiempo, pero ahora que iba a enfrentarse a tan difícil prueba estaba dispuesto a recuperar su antigua forma física. Los padres le dieron, encantados, el permiso, e incluso su padre se ofreció a ir con él a la aldea de Kumogakure, desconocida para ambos. Así pues, emprendieron los dos un viaje agotador a lo largo de una semana durante la cual tuvieron que atravesar bosques, praderas y desiertos. Hubo una ocasión en la que tuvieron que vadear un río y la cojera de su padre casi les da un buen disgusto pero, al final, el joven Sabaku logró aferrar a su progenitor por un brazo antes de que se lo llevara la corriente. Cuando lo sacó, levantándolo del brazo como quien saca una carpa del río, se dio una situación cómica que Yahiko le recordaría a su padre durante los días posteriores.

Y finalmente llegaron a aquel lugar. Pese a todos sus numerosos viajes, el aspirante a chunin jamás había visto un lugar como aquel. Montañas rojizas gigantescas se alzaban hasta que sus picos tocaban las nubes y, entre ellas, una aldea gigantesca, fértil y en crecimiento se alzaba esplendorosa como cuna y santuario de la civilización de aquel país.

Una vez llegaron allí, Yahiko enmudeció al observar los templos y los enormes edificios de roja techumbre que adornaban la ciudad con una intensidad que no existía en Konoha, donde todo era más blanco, frío, apagado. La Aldea Oculta del Rayo se veía opulenta y llena de riqueza, y así lo demostraban con edificaciones gigantescas y de factura casi inverosímil. Cascadas magníficas cruzaban algunos tramos de la ciudad, dándole un aspecto natural a la urbe pese a la escasez de árboles y, en ocasiones, un pequeño arcoíris podía entreverse si te quedabas un rato mirando al aire cercano a las maravillosas fuentes de agua que emanaban de las montañas más poderosas. Tanto su padre como él estaban embobados mirando los templos, estatuas y talleres, y los vestidos tan pintorescos de la gente. La aldea rezumaba dinero, vida y cultura. Era una maravilla. Sin embargo, todo tiene su final, y el final de aquel embelesamiento llegó para el chico de los Sabaku cuando se encontró frente a frente con una monumental pared en cuya base había una gran puerta sobre la que rezaba: Coliseo de Kumogakure. Se puso serio de pronto, y se despidió de su padre para dirigirse al lugar donde pelearía su ascenso. Una vez entró sucedió algo extraño, como si la puerta y el muro fueran insonorizantes, pues se encontró con un bullicio de proporciones casi absurdas. Muchísima gente se hacinaba y se estrujaban unos a otros para poder ver e, incluso, tocar a los aspirantes a chunin. Le habían dicho que era un acontecimiento muy importante, pero no esperaba que tanto. Tanto cariño desprendían los fans que la seriedad de Yahiko se desmoronó y se puso a saludar a la gente y hablar con diversas personas, que le alababan y le regalaban el oído. Casi había ignorado por completo la presencia de los que serían sus compañeros y rivales, pues la multitud incluso aclamaba su nombre y lo llamaban genio repetidas veces. Con el ego hinchado, Yahiko se dirigió al pasillo donde un ninja de dentadura perfecta le explicaría unas sencillas reglas antes del examen. Lo cogió todo y asintió con decisión. Había llegado su momento. No sabía cómo iba a ser el examen, pero estaba decidido a pasarlo y a que todos reconocieran al genio de los Sabaku. Ahora se les presentaría el Raikage y luego se irían a sus habitaciones. Tenía ganas de descansar, la verdad, aunque la perspectiva de conocer al líder de toda aquella opulencia le resultaba bastante atractiva.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Nova Seigran el Jue Ago 31, 2017 10:55 pm

Esta sería la primera vez que el chico saldría del país del agua, mejor dicho de su complejo archipiélago que más parecía un laberinto natural creado por una mente retorcida con el único fin de proteger alguien u algo aunque de todas maneras, eso eran muchos de los rumores que corrían por la aldea que difícilmente se pudieran creer. Ese complicado archipiélago había sido el hogar del chico durante toda su vida, no conocía más mundo más allá de sus islas pero al fin, sus ojos tendrían la oportunidad de deslumbrar el paisaje de otras tierras extrañas. Tal acontecimiento era motivado por la celebración de los exámenes chunnin, un evento que pocas veces se celebraba al año con el único fin de reunir a varios gennins de diferentes aldeas, enfrentarlos en algún tipo de prueba y seleccionar entre ellos quien sería el más adecuado para ascender a ese puesto, el chunnin. Dicho suceso enloquecía a muchos jovenes pues muchos sueñan con convertirse en grandes ninjas, otros piensan en el prestigio que les puede ofrecer ese rango y otros simplemente se contentan por poder servir a su patria portando esos galardones. Sin embargo, en Nova no afloraban ninguno de esos sentimientos, más bien, el examen solamente era una excusa para salir de aquella prisión de niebla que respetaba y amaba, pero que sentía que le confinaba del que jamás podría escapar por su condición militar pero que ahora, tendría un pequeño respiro.

- Vamos Fu, el barco saldrá pronto y por mucho amor que procesen tus valiosas monedas no creo que puedas contentar la espera del resto de pasajeros – decía el joven peli azul, avisando a su acompañante, maestro y mentor que aún se hallaba preparando la bolsa de viaje, añadiendo unas últimas ropas con suma delicadeza, sin importar mucho la cuestión de tiempo que estaba tardando en realizar dicha tarea, lo cual impacientaba al joven que no sabía como expresar su agobio con palabras – solamente estaremos un par de días, no es necesario que cargues con todo el templo – añadía a regañadientes, resoplando casi a cada palabras, mostrando un poco su enfado.

- Un buen viajero no tiene planes fijos y no tiene la intención de llegar – respondía el hombre desde el interior del tiemplo, ya mostrando su silueta desde el umbral desde una las puertas correderas de tela distribuidas por todo el habitáculo. Disponiéndose a salir del lugar con sumo despacio, mostrando una ligera sonrisa cariñosa que hacia sonreír tontamente al joven, no pudiendo enfadarse por la persona por la que sentía tanto respeto.

- Sabes que disfruto mucho con tus sermones y con sus espirituales enseñanzas que nunca me mencionas. Pero tenemos un barco que tomar, una dirección que tomar y un lugar al que ir. Así que creo que darse prisa es lo más correcto – añadía Nova con cierto tono de burla mientras comenzaba a caminar, aunque al dar sus dos primeros pasos no pudo evitar expirar profundamente y voltearse, mirando con cierta melancolía aquel templo. Era la primera vez que estaría tan lejos de su hogar y era inevitable no mostrar pena por ello. Pero en seguir el anciano le toco el hombro, dando ánimos al chico, emprendiendo de nuevo la marcha.

Al fin y tras varios días de viaje por las diferentes tierras que separaban al país del rayo de entre las otras, ambos individuos llegaron a las puertas de aquella villa oculta. Al ser la primera vez que el chico visitaba un lugar que no fuera Kirigakure su sospesa no podía ser comparable a la de un niño con un juguete nuevo. Sus ojos no paraban de voltear de una dirección a otra, tratando de descubrir cualquier cosa nueva con su sentido de la vista. Su pasión no tenía fin, quería visitar más cosas que las simples calles de la aldea, pero su maestro le retuvo, indicándole con el dedo el lugar al que debían ir sin demora. El lugar previsto era un gran coliseo situado un poco más lejos de su posición, teniendo que caminar otros varios minutos para poder llegar. Finalmente, los dos llegaron al coliseo, haciendo su entrada por el gran pasillo provisto de varios guardias bien alineados, separados de manera perpendicular, con todos aquellos estandartes, con banderas representando los países vecinos, pinturas, textos, etc... en fin, todo un glamour no escatimado en costes que continuaba en aquel gran salón, en donde la realidad del examen comenzaba a hacerse realidad al mostrarse varios de diferentes participantes que al parecer ya estaban esperando su momento pero que por el momento se tendría que aplazar hasta unos o dos días.

Al chocar con la realidad de la situación, la sonrisa del chico poco a poco se vio sustituida por una seriedad algo extraña ya que también añadía a su expresión facial una elevación de sus cejas en señal de duda y escéptico a lo que estaba mirando, esperando que fuera diferente a lo que había imaginado ya que en su imaginación esperaba que todo hubiera sido menos ostentoso, más humilde. Chocando bastante con sus ideales, de lo que realmente esperaba a personas que luchaban por patriotismo.

- ¿Un poco ostentoso, no? - preguntó en voz baja a su maestro mientras el jounin de kumogakure pronunciaba su discurso, prestando también atención a sus palabras pero con menos entusiasmo

- Nova, no debes juzgar a una persona por su apariencia, bien lo tienes que saber. A veces lo más evidente puede ser la respuesta – añadía Fu, con una sonrisa cariñosa que tanto le caracterizaba, esperando que el chico se diera cuenta de la trampa del genjutsu aunque le fue inútil ya que Nova estaba demasiado concentrado en criticar lo que sus ojos le negaban ver – recuerda que todos estáis aquí por la misma razón, con diferentes motivaciones pero con el mismo fin. Que quieras enfocarlo de manera diferente es asunto tuyo, no todos deben porque compartir tu opinión ni tampoco debes de imponerla. Únicamente concéntrate en lo que debes de hacer por el momento -

Al concluir la explicación del jounin, la conversación entre ambos compañeros también finalizó con un apretón de manos y con una palmada de ánimos por parte del anciano en el hombro del chico. Retirándose ambos.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Examen Chunnin — Introducción] Choque de Elementos y Espadas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.