Últimos temas
» Lone Wanderer [ID]
Hoy a las 8:05 pm por Quinn N.Phoenix

» [Caso 1] La Muerte de Ragnar - Juicio de Usuario
Hoy a las 6:24 pm por Fuji Raikomaru

» [PN] Compra Ninja
Hoy a las 5:29 pm por Hiroto Senju

» [Misión C] Protección de Mercancías — Nagai
Hoy a las 4:58 pm por Nagai Hyuga

» [Tienda] La armería
Hoy a las 4:14 pm por Kio Sawarabi

» Ausencia de Yatori chan
Hoy a las 4:00 pm por Kio Sawarabi

» [2º Examen Chunin] Equipo número 1
Hoy a las 3:31 pm por Kishue

» [Entrenamiento - Shinoa] Marea baja
Hoy a las 3:20 pm por Akira

» [Petición] Auto-Misiones
Hoy a las 1:59 pm por Shikaru

Afiliados
Limpieza 29 - 11 - 07

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsOne Piece LegacyCrear forocounting ★ starsSaint Michel Université

Vigilantes en el restaurante

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Yahiko el Lun Ago 07, 2017 1:44 pm

Yahiko se despertó entre sudores. La cama estaba pegajosa y sus ojos, aún entrecerrados, no distinguían nada entre las tinieblas de su habitación. Su pulso estaba acelerado, y jadeaba con profusión. Había tenido una pesadilla que ni siquiera recordaba y sentía la necesidad de estar acompañado de alguien. Por un instante tuvo la tentativa de ir al dormitorio de sus padres, como cuando era pequeño, pero luego sacudió la cabeza y desechó la idea. Era absurdo, tenía ya 15 años y planeaba convertirse en chuunin más pronto que tarde pero, aun así, se sentía intranquilo, como si algo terrible fuera a ocurrir inexorablemente y tuviera la imagen mental de ello en un sitio recóndito de su cerebro, al que apenas llegaba a rozar con los dedos de su mente. Calmó su respiración y trató de sosegarse con una ducha fresca. Mientras el agua corría por su cuerpo desnudo y enjabonado, Yahiko meditaba sobre la paz que se había firmado tres años antes y sobre la durabilidad y estabilidad de esta. El horror de la guerra había azotado a su familia con dureza, y como la suya, otras tantas miles de familias habían quedado destrozadas por los anhelos de poder de unos pocos mandamases. Si pudiera... si pudiera, unificaría las naciones en una, y no habría ya más conflictos bélicos. Nadie robaría a nadie y nadie se aprovecharía de nadie; sería todo perfecto. Para él, los ninjas eran simplemente una fuerza defensiva y de ayuda al ciudadano, una manera de protegerlos a todos con facilidad y mantener el crimen a raya en el mundo. Pero otros pensaban de forma diferente, y adiestraban a los ninjas como armas ofensivas. Su propio Clan era capaz, según había oído, de cometer atrocidades utilizando la arena para destrozar los cuerpos de sus enemigos hasta la muerte en un abrir y cerrar de ojos. El solo pensarlo hizo que se estremeciera. Por suerte, un pájaro de madera alejó esos pensamientos de su mente. El ave que picoteaba con suavidad su ventana produciendo un ruido continuo llevaba un papel enroscado en la pata. Yahiko abrió y recogió la nota. Nueva misión, como esperaba, pero esta vez había que empezar muy pronto. Aún no había salido el sol, eran las cinco de la mañana, e Ichiraku iba a necesitar ayuda otra vez. Ya le había ayudado a recoger los ingredientes del preciado Naruto Ramen el día anterior y ahora debía ahuyentar a unos maleantes, presuntamente de la competencia.

No desayunó, pues quería aprovecharse un poco del viejo Ichiraku y forzar a que le invitara a su plato favorito. Cuando se quiso dar cuenta, el gennin ya estaba frente a la puerta de la tienda. El viejo aún no había llegado, tampoco su compañera, así que se entretuvo recordando las misiones anteriores que había realizado...

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Akane Nendo el Mar Ago 08, 2017 4:21 am

Había ido al despacho del kage ya que había ido a solicitar una misión y pues al parecer estaba en el mejor momento, el Kage le entrego la misión para esta madrugada. Le sorprendió que fuese en esta madrugada. Se trataba en el Ichiraku Ramen, había escuchado de que había algunos ladroncillos robando alimento y pues el dueño del local no tenía lo suficiente como para atender a sus clientes. La chica acepto-dicha misión ya que era importante ayudar a otros y también gracias a ello le daría algo de dinero, necesitaba un poco.

Esa tarde regreso a casa para reorganizarse, no sabía con que tipo de personas se iba a encontrar. Lo que no entendía es porque roban comida si Konoha no pasa por problemas, debería investigar de esto para ver de que se trataba.

Había puesto la alarma a las 4 de la mañana ya que a esa hora debía ir. Por otro lado, tenía que juntarse con un compañero, no lo conocía así que puede ser que se vean en dicho lugar. Al arreglar su bolso comió algo y se fue acostar, ya que tenía que levantarse muy temprano. El despertador sonó y se levantó algo perezosa, se dio un baño tomo desayuno y se fue luego al puesto de comida en donde había un joven esperando. Se detuvo antes de llegar y enarco una ceja. -¿Podría ser mi compañero o era uno de esos ladroncillos?.- Sin más se acercó al muchacho.

-Hola que tal soy Akane me han encomendado una misión.- Le muestra el pergamino que el kage le había dado. Si este lo tenía entonces no había porque desconfiar.

19 líneas

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Yahiko el Mar Ago 08, 2017 11:43 am

La irrupción de la joven le sacó de su ensimismamiento. Ni siquiera la había escuchado llegar, era silenciosa. Cuando Akane rompió la burbuja del pensamiento, Yahiko se quedó mirando unos segundos a la muchacha con cara de embobado, recordando a Ana Lisa, la de los cabellos como el fuego y la sonrisa como el sol. Esta parecía la versión joven de Ana Lisa. El pelo brillaba con la misma intensidad aun sin que el sol hubiera salido en todo su esplendor y los ojos azules, más grandes aún que los de la botánica, eran tan profundos y bellos que Yahiko los miró fijamente durante varios segundos sin percatarse siquiera de que existía, de que tenía que responder a una pregunta. El rostro de Akane, al contrario que en la mayoría de ninjas, era redondeado, afable. La muchacha enarcaba una ceja, seguramente sorprendida de que Yahiko no actuara. Él, que se hallaba recostado contra un poste de luz, terminó de despabilarse.

- ¡Perdona! - exclamó, de pronto, más alto de lo estrictamente necesario. Se dio cuenta y se reprendió a sí mismo mentalmente. Era lo mismo que le había ocurrido con la curandera. Dos veces seguidas en la misma semana... ¿qué le estaba pasando? Tal vez fueran hermanas y sintiera debilidad por la familia. El genin sacó el pergamino y lo abrió delante de la chica, verificando que era su compañero de misión - Mi nombre es Sabaku no Yahiko, y me veo obligado a decirte que tienes el pelo más bonito al este del País del Cielo. Y si las estrellas brillaran con la mitad de la intensidad de tus ojos, no haría falta el Sol - terminó, mirando al rostro de la chica. Era otro ejemplo de belleza absolutamente real, objetiva, digna de plasmar en un retrato para la posteridad. Un instante después de terminar su frase, Yahiko pensó que tal vez podría llevarse un tortazo por atrevido, pero no le importaría, había expresado lo que su más sinceros pensamientos le decían, y no iba a arrepentirse. Y había pensado que Akane Nendo era nombre de chico... estúpido de él. Sonrió ligeramente al darse cuenta de aquello. A veces, era bueno equivocarse.

A lo lejos, detrás de la muchacha pelirroja, un hombre caminaba con una maleta y paso lento. Debía de ser el viejo Ichiraku, que venía a abrir la tienda. Esperaba que no hubiera un silencio incómodo hasta la llegada del viejo, pues tardaría un poco aún.

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Akane Nendo el Jue Ago 10, 2017 3:26 am

Las palabras del muchacho la dejaron un tanto atonita, pues mucho odiaban el cabello de la chica y algunos le gustaban. -Gracias.- Akane no solía sonrojarse pero sus mejillas ardían y ella lo sentía cuando se avergonzaba como aquel cursi "poema" -Eres unos de los pocos que le gusta mi cabello, pues la mayoría lo detesta, pero gracias.- Sonrió levemente y desvió la mirada hacía otro lado. La chica observo el pergamino del joven Gennin y por suerte era su compañero.

Después de esa extraña forma de conocerse y ese piropo que este le había dado, se volteo a mirar hacía el horizonte, un hombre con una maleta se estaba aproximando y era mejor esconderse que esperar si él era el dueño del local. Tomó la mano del muchacho y corrió por la parte de atrás de la tienda quería ver los pasos de ese hombre que estaba llegando.

Akane se agachó y esperó hasta que este se acercara y ver que intenciones tenía. -No sabemos si es el dueño del local o el que roba los alimentos, sería bueno que espiemos hasta corroborar si es el dueño o no.- Susurró cerca del muchacho, el hombre estaba ya muy cerca y pues por lo visto parecía un tanto nervioso. Miraba para todas las direcciones y eso le daba una idea de que podría ser aquel ladrón.

-Tenemos que sorprenderlo en el acto.- Susurró nuevamente.
17 líneas

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Yahiko el Jue Ago 10, 2017 8:36 pm

Yahiko se quedó perplejo cuando la muchacha respondió lo del pelo. Volvió a mirarlo fijamente, el cómo ardía con la luz de cien fuegos, lo profundamente perfecto que era. Sin darse cuenta, había pasado el suficiente tiempo como para que la chica se diera cuenta de la presencia del señor Ichiraku y, Yahiko no sabía por qué, le agarró de la mano y le llevó a la trastienda, como para acechar al viejo.

- Pero... - susurró el chico, completamente confuso - este tipo es el señor Ichiraku, el dueño de la tienda. ¿Es que no lo conoces? ¿Eres nueva en la aldea?

Segundos después, el mercader llegó a su tienda y abrió el candado que anclaba la lona al suelo, permitiéndole así entrar en la pequeña tienda donde pasaría las siguientes diez horas. Yahiko se quedó mirando a la muchacha, un poco apelelado por su reacción. No conocía a Ichiraku... le parecía absurdo.

- Quieres... ¿entrar? Si quieres podemos esperar aquí a los primeros alborotadores. Había pensado que un Henge para ocultarnos podría engañarlos. Según tengo entendido, hay muchos alborotadores. Si noqueamos al primero y nos transformamos en él con un Henge, podemos seguir a los siguientes alborotadores a su "base". Ese era mi plan... ¿se te ocurre algo mejor?

Estaba a punto de amanecer y la cocina aún no estaba encendida en el restaurante, así que el chico dudaba que fueran a acudir los alborotadores tan pronto. Su teoría era que, posiblemente, estos acudirían en las horas puntas del día.

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Akane Nendo el Vie Ago 11, 2017 7:52 am

Él era el dueño del local, sinceramente era la primera vez que lo había visto, ya que ella no come en puestos de comida, su alimentación es muy estricta. -No me gusta comer en puestos de comida, si tengo que hacerlo, ya sería haciendo misiones fuera de la aldea o del país ya cosas extremas, pero mientras este en mi aldea comeré en mi casa. -

-Antes de transformarnos, tenemos que hablar con el dueño del local, sino va a creer que somos los alborotadores. -

Salió de la parte trasera para presentarse con el dueño, la chica le comentó que ambos chicos están para ayudar y ver quien son las personas que están robando los alimentos en su almacén. El hombre era alto, grande en todo sentido de la palabra y muy intimidante.

El dueño del local le comento las cosas que han estado sucediendo estos últimos días y pues Akane no podía seguir esperando más tiempo. -Bien Yahiko transforme-monos y veamos en donde están esos hombres, lo seguiremos y nos haremos pasar por maleantes. Sería bueno escondernos nuevamente hasta que lleguen estas personas.

Pensó por un momento que, si la cosa se pone complicada, tendrá que usar la fuerza bruta, bueno no será la primera vez que luche contra alguien. Observo hacía el horizonte que aún quedaba tiempo, así que antes de esconderse. -Será bueno que le ayudemos con algunas cosas. – Akane estaba muy ansiosa y pues caminaba de forma muy apresurada de un lugar a otro, aparte que la comida de acá le estaba dando un poco de repulsión, no solo la comida sino los olores, pero trato de aguantar.

Ya el sol estaba saliendo y escuchó unos ruidos aproximándose. -Puede que sean ellos. - Observó a Yahiko con seriedad y determinación, no iba a permitir que nada saliera mal.
22 líneas

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Yahiko el Sáb Ago 12, 2017 2:00 am

No le gustaba la comida de los restaurantes... esa chica debía cocinar como una diosa, o tal vez sus padres. Fuera como fuere, Yahiko debía conseguir ir a su casa a comer. No era capaz de imaginarse algo más rico que el Ichiraku ramen pero, mientras lo intentaba, se sintió salivar profusamente. Tragó saliva y se le quedó una buena sensación en el cuerpo. Sonrió. Por estúpido que pareciera, se había puesto contento sólo con imaginar aquello.
Entraron en la tienda y le explicaron todo al viejo para no levantar sospechas. Realmente no hizo falta ni enseñar las copias del contrato, porque Yahiko era bastante asiduo al restaurante y, además, ya había ayudado al viejo Ichiraku otras veces con problemas en su tienda. Parecía mentira que un simple tendero pudiera tener tantos problemas que requirieran la actuación de los ninjas de Konoha, pero a Yahiko le encantaba que fuera así pues era él un hombre muy simpático que a veces invitaba a ramen si la misión salía bien. Tras la cháchara, salieron de la tienda y Akane sacó a la luz el tema de la transformación. Yahiko asintió.

- ¡Henge!


Yahiko desapareció en una cortina de humo y en su lugar apareció un señor mayor, cano todo su pelo y de amplio torso, vestido con una ropa totalmente normal, con una cara totalmente normal, salvo por el hecho de tener dos líneas rojas recorriendo el rostro de forma vertical desde el rabillo de cada ojo hasta el maxilar. El chico agravó su voz para evitar desentonar.

- Mi nombre es Shin L. Mento, arquitecto mundialmente reconocido - arqueó las cejas, como haciéndose el interesante - bueno... mundialmente no, pero conocido - frunció los labios y puso los brazos en jarras, tratando de parecer orgulloso.

Al tiempo, un par de tipos se acercaron al restaurante; eran uno con traje y el otro completamente desharrapado, pero ambos llevaban el dinero suficiente para un ramen y el viejo Ichiraku tenía por costumbre no desatender a nadie que pudiera pagar su comida. Yahiko se puso a conversar con uno sobre lo malo que encontraba el ramen estas últimas semanas, mientras que su interlocutor le daba la razón y soltaba improperios. Ambos pidieron un vaso de sake y lo apuraron del tirón, aunque Yahiko no bebió sake, sino agua con un poquito de colorante alimentario. Vino un nuevo cliente, que sólo quería comer e irse a trabajar, y entonces el tipo que había estado hablando con Yahiko sacó el tema de la mala calidad del restaurante, y esta vez añadió algo revelador: dijo que Ramen Saito hacía mucho mejor ramen que aquel. Ya lo había pillado... Tal como había sospechado, era el dueño de su restaurante quien les mandaba. Según estaba despotricando, mientras el pobre Ichiraku aguantaba la bronca, el señor L. Mento se levantó y carraspeó, ante lo que todos le prestaron atención.

- Si me disculpan... - hizo un ademán con las manos como para mostrar que algo había en ellas y, entonces, explotó en una nube de humo blanco. Antes de que la nube se disipara, se escuchó un resoplido, y al aparecer en el lugar de Shin L. Mento un chico joven y peliazul con un tipo inconsciente sobre su hombro, todos los presentes se quedaron perplejos. Todos menos una, por supuesto.

- Si nos permites, viejo, vamos a interrogar a estos maleantes. Dentro de poco dejarás de tener problemas, ¡te lo aseguro! - con toda su confianza, Yahiko le guiñó un ojo a Ichiraku y éste le agradeció y repuso después que no esperaba menos. Al fin y al cabo, era uno de sus clientes más habituales y había confianza entre ellos.

Los dos gennins salieron después del restaurante. Había trabajo que hacer.

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Akane Nendo el Dom Ago 13, 2017 5:25 am

-Henge no Jutsu.- La chica se transformo en una mujer muy bella, era como si fuese una diosa. -Mi nombre es Xiao Mei hija de un terrateniente.- La muchacha se hacía pasar por una extranjera al que no le hacía para nada a las peleas, se veía tan fina y delicada.

Xiao Mei:

La chica pidió solo un vaso de jugo natural. Al llegar la gente dos hombres aparecieron y hablaron mal de la comida de este lugar. Xiao Mei escucho atentamente pero no hizo participe de la pelea. Simplemente no iba a comer la comida que preparaban en ambos puestos de comida.

Al escuchar el nombre del otro restaurante inmediatamente tanto Yahiko y Akane se transformaron, regresando a su forma natural como unos ninjas que son. Mientras Yahiko se llevaba a uno, Akane se llevo al siguiente a un lugar en donde no molestaran a los transeúntes ni tampoco al dueño del local.

Akane soltó a unos de la bandidos y aplaudió con cierto sarcasmo. -Bravo, te felicito, eres un completo idiota.- Comentó la muchacha molesta pero en ese momento el maleante se levantó para propinarle un golpe a la chica, pero esta fue mucho más rápido es ella quien le propino una patada en la boca del estomago y el hombre quedo tumbado en el suelo.

-Bien, van a comenzar hablar de lo contrario podemos sacarle de otra manera las palabras.- La pelirroja podía aparentar alguien gentil, pero cuando se le busca podía ser una fiera. Akane se trono los dedos y el cuello y esperó a que los hombres dijeran la verdad, de esta manera tendrían que enfrentarse al dueño del restaurante Ramen Saito.
20 líneas

Jutsu:
HENGE NO JUTSU (変化の術, JUTSU DE TRANSFORMACIÓN)
Es un jutsu que permite al usuario adoptar la forma de otra persona, animal u objeto. Este es un jutsu básico enseñado en la academia ninja y es considerado el más difícil entre los de rango E, ya que requiere emisión constante de chakra manteniendo mentalmente la forma. Para eso, el usuario debe estar interactuando con el medio ambiente, provocando mucho estrés mental para ninjas novatos.
Consumo: 2Ck activar y 2Ck mantener.

stats:
FUERZA : 4
RESISTENCIA : 4
AGILIDAD : 5
ESPÍRITU : 5
CONCENTRACIÓN : 6
VOLUNTAD : 6
CHAKRA : 15

Consumo:
15 - 4 = 11


Última edición por Akane Nendo el Miér Ago 16, 2017 12:52 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Yahiko el Lun Ago 14, 2017 1:04 am

Ambos ninjas dejaron en el suelo a los maleantes, y el noqueado despertó. Yahiko le metió un puñetazo en la cara a uno que le hizo soltar dos dientes. Luego retiró el puño, sacudiéndolo. Se frotó los nudillos con las manos y les habló a los dos con los ojos muy fijos en ellos y toda la cada de loco que pudo poner.

- Esa va por los problemas que ya habéis causado. Si os rehusáis a colaborar os torturaremos - inclinó la cabeza, señalando a su compañera, que acababa de hablar - aquí, la poli buena, es más sádica de lo que aparenta. Dicen que es capaz de retirar toda la piel de un cuerpo sin dañar su estructura lo más mínimo - acercó su cara al tipo que él mismo había noqueado antes y sonrió de forma malévola. Susurró - ¿quieres... apostar?

Los hombres gritaron como cerdos en el matadero, pero pronto hablaron. Al fin y al cabo, poco les pagaban como para arriesgarse al castigo que se les había prometido. Confesaron, los muy paletos, hasta dónde tenían guardados la ropa interior de su casa. Confesaron que estaban allí porque Saito les pagaba 500 ryos diarios por destrozar la clientela de la competencia. Declararon, además, que contrataba a dos personas distintas cada día y que debían ir Ichiraku ramen a alborotar a las horas del desayuno, comida y cena. El trabajo era fácil porque Ichiraku era un señor apacible. Se lamentaron de la suerte de Ichiraku, criticaron a Saito... habían dicho suficiente. Yahiko les hizo callar.

- Muy bien... - se acercó a Akane y le pidió conversar en privado - si os movéis... - de su calabaza salió una buena cantidad de arena, que transformó rápidamente en una alabarda de gran tamaño. Los dos tipos miraron con ojos desorbitados el instrumento. Yahiko chascó la lengua mientras ladeaba rápidamente la cabeza, amenazándoles sin palabras. La alabarda se deshizo y la arena volvió a la calabaza - y creedme que os veré.

Extendió el dedo índice, y parte de la arena de su calabaza se arremolinó sobre el extremo del dedo hasta formar un ojo de arena que, tras finalizar su formación, se elevó para tener una mejor vista de los dos hombres, que debían estar aterrados entre la perspectiva de que la hermosa pelirroja les desollara y el del pelo azul les cortara la cabeza e hiciera malabarismos con arena como un mago.

- Me estresa ir de malote... He pensado - le susurró a la chica - que podría quedarme aquí con uno mientras tú te llevas al otro y te haces pasar por el tipo con el que yo me quede mediante el Henge. Así podremos sacar testimonio directo de Saito y podrás apresarle, ¿qué te parece?

Creía que el plan era bastante bueno y podía funcionar fácilmente. Además, la chica podría hacerse cargo de dos personas sin experiencia ninja sin problemas, y Yahiko pensó que, permitiendo a la muchacha actuar, demostraría confianza y seguridad en ella, algo que muchos ninjas jóvenes necesitaban, incluido el propio Yahiko.

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Akane Nendo el Miér Ago 16, 2017 12:56 am

Así que le pagaba tan solo para ocasionar problemas. Sinceramente esto era una de las cosas que le causaba ganas de mandar al hospital a estos sujetos, pero tenía que calmarse ya que no puede hacer tal cosa. No puede perjudicar la misión tan solo por un par de ineptos. -¿Solo 500 Ryus? Vaya que se dejan vender por un dinero tan insignificantes, deberían hacer lo que hacemos nosotros. El solo realizar misiones ganas mucho más que unos mugrosos 500 Ryus.- La chica suspiró y escuchó las palabras de su compañero. Pensó detenidamente pues la idea es realizarlo de a dos. Pero si él se quiere quedar en donde esta, está bien. -Henge no jutsu- Volvió a transformarse, pero esta vez como uno de los maleantes. Tomo a uno de ellos y lo mal miro. -Si se te ocurre decir algo a tu jefe eres hombre muerto. ¿Te quedo claro?-

Ambos se fueron a Ramen Saito en donde el maleante tuvo que mentirle a su jefe. Al llegar al puesto ambos se sentaron. -¿Cómo les fue?.- Akane fue quien hablo primero. -Muy bien dos clientes se fueron dejando Ichiraku con solo otros dos clientes, pero dentro de un par de días ese restaurante nadie pisara ese lugar.- El hombre de al lado estuvo callado todo el tiempo, por lo que Akane le dio un pisotón y comenzó hablar.

El dueño del local les hizo entrega de los 500 ryus y ambos lo guardaron. -Bien deben realizar ese mismo trabajo todos estos días para que ese puesto de ramen llegue a cerrar y el puesto de Ramen Saito sea el mejor. La gente no tiene idea de que la mayoría de nuestras comidas están pasada.- ¿A que se refería con pasada? Se han ganado un plato de ramen y no quiero quejas de que esta salado o que sabe mal, se lo comen todo. A mañana antes de que habrán irán a robarle los ingredientes, no quiero que ese hombre haga algo para las personas.-

Akane ya había escuchado demasiado, tomó el plato y se lo lanzó en la cara del mastodonte. -Lo siento pero se me resbalo.- Obviamente el dueño del local gritó del dolor y se iba a enfrentar a su supuesto maleante. Pero rápidamente la chica volvió a su forma real. -Has caído en tu propia trampa, si no quieres ser un hombre muerto tendrás que ir a pedirle perdón al dueño de Ramen Ichiraku y dejar de molestar.-

La gente estaba por llegar a este lugar cuando escuchó algunos problemas. -¡No vengan acá la comida que sirve este hombre es pasada, se enfermaran del estómago y tiene una mala reputación por mandar a sus hombres para desprestigiar a Ramen Ichiraku quien ha trabajado para todos ustedes!. Y no solo eso, este hombre quiere robarle la mercadería del dueño de ese puesto.- La gente comenzó hablar entre ellos y comenzaron a dejar la tienda de Ramen, la chica sonrió y pues envió al muchacho que venía con Akane pero no quiso enfrentarse a ella ya que sabía que lo llevaría al hospital.

No le quedo más que el dueño del local enfrentarse a la joven, había tomado un cuchillo carnicero y la lanzó contra la joven, lo cual la chica con agilidad se movió a la derecha para que no fuera alcanzada por aquel cuchillo. A pesar de que el hombre no era un ninja este trato de atacar a la chica, pero con la experiencia que esta tenía y pues no quería lastimar al hombre. Saltó hacía atrás y llevó su mano al pequeño bolso que tiene a los costados en donde creo una pequeña avecilla, esta voló por encima del dueño del local y la joven con una sonrisa en sus labios espero que el ave ingresara al local. - SHĪ HITOTSU. ¿Va a dejar de molestar? Esta es su última oportunidad.-

El dueño del local no tenía intenciones de cambiar, pues solo sonrió fanfarronería. -Bien creo que ya le di una oportunidad, no me culpe si no le advertí ¡Katsu!- El ave que había creado explotó dentro de la tienda, lo no quedo absolutamente nada. El hombre se voltea al escuchar la estruendosa explosión y ver su tienda de ramen destrozado, Akane no lo pensó dos veces y se lanzó al hombre viendo que este había descuidado su retaguardia. Junto ambas manos.  Y creo el sello del tigre. -Sennen Goroshi.- Iba directamente al trasero del hombre robusto lo cual este fue lanzado lejos y cayó al suelo inconsciente.

La chica suspiró con satisfacción. La gente o la poca de ella, aplaudió a la chica y pues se sonrojo levemente. -Es mejor que vayan donde Ramen Ichiraku.- Sonrió. -Tú, vamos a ir donde el dueño del local ya que tu jefe no se puede mover. -Antes que hiciera algo amarró al viejo contra un tronco de un árbol. -Vendemos con mi compañero a buscarlo, este no se salva al ir a la cárcel.-

Ambos fueron en donde se encuentra Yahiko y poco a poco la gente los ex clientes de ramen saito fueron a la tienda Ichiraku. La gente hablo maravillas de la pelirroja y lo que hizo. -Bien Yahiko hay que llevar estos dos hombres donde el dueño del local para que se disculpen Y el otro dueño de Ramen Saito esta inconsciente amarrado contra un tronco de un árbol.-

61 líneas

Jutsu:
HENGE NO JUTSU (変化の術, JUTSU DE TRANSFORMACIÓN)
Es un jutsu que permite al usuario adoptar la forma de otra persona, animal u objeto. Este es un jutsu básico enseñado en la academia ninja y es considerado el más difícil entre los de rango E, ya que requiere emisión constante de chakra manteniendo mentalmente la forma. Para eso, el usuario debe estar interactuando con el medio ambiente, provocando mucho estrés mental para ninjas novatos.
Consumo: 2Ck activar y 2Ck mantener.

SHĪ HITOTSU (ドラ一つ, C1)
Es la manera más básica y versátil de la Arcilla Explosiva de un Nendo, que se crea de una boca de palma. Se trata de pequeños muñecos animados que a menudo se asemejan a pequeños pájaros o a insectos, aunque ha hecho serpientes y peces de pequeñas proporciones. Dependiendo de la variación que crea, se conservan las capacidades de las criaturas que el modelo tiene, es decir, los pájaros pueden volar. Esta característica combinada con su escaso poder explosivo independiente (¿Que quiere decir esto? Las creaciones detonan al contacto con un cuerpo con chakra ajeno al usuario), las hace excelentes para operaciones encubiertas, además de que el usuario puede hacer estallar sus creaciones con mayor fuerza al recitar la palabra "Katsu (カツ, Estalla)". Se puede producir y liberar un número significativo de ellos a altas velocidades. Las creaciones no pueden superar el tamaño de la palma del usuario (A excepción de la serpiente, la misma no puede superar el tamaño del brazo del usuario). Además, no importa a la distancia que estén las creaciones del usuario, estas siempre permanecerán "vivas" y con su capacidad para detonar, pero sin la vista del usuario, las creaciones no podrán seguir por mucho a un rival.
Consumo: 100 gr. y 2Ck por cada creación de arcilla.

SENNEN GOROSHI (千年殺し, MIL AÑOS DE MUERTE)
En esta técnica se hace una posición de manos (Sello del Tigre) y se insertan los dedos en el ano del oponente, empujando al rival y causando dolor y/o estreñimiento. Los personajes que ven el jutsu reaccionan extrañamente.
 Consumo: 0Ck usar.

Stats:
FUERZA : 4
RESISTENCIA : 4
AGILIDAD : 5
ESPÍRITU : 5
CONCENTRACIÓN : 6
VOLUNTAD : 6
CHAKRA : 15

Consumo:
11 - 2 =9

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Yahiko el Miér Ago 16, 2017 1:13 am

En lo que la muchacha se encontraba en el restaurante de Saito, Yahiko conversó con Ichiraku sobre sus cosas, y sobre cómo le había afectado la treta de la tienda que ahora consideraba enemiga. Debido a su carácter apacible, Ichiraku no le había dejado la cara hecha un guiñapo al dueño de la competencia, pero Yahiko se preguntaba si él habría actuado así. Al final, todo se iba a arreglar, desde luego, pero el pobre Ichiraku las había pasado muy malas durante los últimos días porque no llegaba dinero a casa. Por suerte, todo aquello iba a acabar pronto. Escucharon una explosión, y Yahiko temió que Akane se hubiera pasado de convincente. Al rato, la chica volvió, acompañada del impostor y de un grupo numeroso de gente que les seguía y murmuraba. Cuando llegaron a la tienda de ramen, una gran cantidad de clientes entraron y Yahiko tuvo incluso que salir de lo abarrotado que se puso. Escuchó algunos piropos hacia Akane, fuera a su físico como a la fuerza y determinación que había demostrado. Yahiko se extrañó, pues la muchacha solamente tenía que entrar, descubrir el pastel y traerse al jefe consigo. Parecía que, efectivamente, se había pasado de dura. Pero cuando le dijo que el objetivo estaba inconsciente amarrado a un árbol, Yahiko suspiró aliviado y sonrió a la chica.

- Muy buen trabajo compi - levantó el pulgar para subrayar sus palabras - debes de haber sido contundente. La gente habla maravillas de ti.

Los dos adolescentes agarraron cada uno a su recluso y los llevaron hacia donde tocaba. Serían juzgados y seguramente la pena que les cayera no sería excesiva, pero el dueño de Ramen Saito, a por el que irían después, ese sí que iba a pasarse unos años a la sombra.

- Así que no comes fuera... ¿entonces cocinas bien? ¡Yo soy un desastre! Si mi madre no hiciera la comida, creo que iría todos los días a Ichiraku - el chico soltó una carcajada, y ambos se alejaron, hablando de sus cosas como si los dos que llevaban atados no existieran.

Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Laharl el Miér Ago 16, 2017 6:20 pm


Mision Aceptado




Se te otorgan (Yahiko)
• Por los post: 1,5 PN cada uno
• Por los post cuarto y quinto: 2 PN cada uno
• Bonificación de Mision C : 2 PN
• PN Totales: 12PN
• Ryous: 1500

Se te otorgan (Akane)
• Por los post: 1,5 PN cada uno
• Por el quinto post: 2 PN cada uno
• Bonificación de Mision C : 2 PN
• PN Totales: 10
• Ryous: 1500


Volver arriba Ir abajo

Re: Vigilantes en el restaurante

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.