Afiliados
Limpieza 03 - 01 - 18

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLittle FearsNaruto RolLoving PetsOne Piece LegacyCrear forocounting ★ stars

[Misión rango D] Mundo Grís.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión rango D] Mundo Grís.

Mensaje por Wade Ayame el Miér Dic 20, 2017 3:17 pm

Rango D

Nombre: Mundo gris.

Lugar: Zona Comercial.

Encargados: Wade Ayame.

Longitud: 30 líneas mínimo.

Descripción: Tal parece que ciertos medicamentos han sido robados del hospital. Los medicamentos en sí no son importantes, pero no se puede dejar suelto a un ladrón que roba insumos que otros necesitan. El trabajo consiste en averiguar quién fue el ladrón y por qué.

Notas: La misión tiene la finalidad de abrir la puerta a futuras tramas personales y situaciones que ayuden al crecimiento de mi PJ



Llovía. Wade andaba por las calles con una expresión molesta, No por el mal tiempo (lidiaba bien con ello con su sombrero de paja) sino por la misión del día de hoy. Es la clase de día que uno preferiría pasar bajo techo, ya sea realizando tareas o matando tiempo. Por desgracia para él ya anticipaba que este no sería el caso. El trabajo de esta vez lo conducía directo al Hospital de Konoha. Era un lugar que detestaba a causa de su historial. Desde el inicio Wade fue mirado con sospecha por su presunto origen foráneo y eso fue particularmente cierto en aquel lugar, dado que por su amnesia pasó tiempo allí sometiéndose a procedimientos y terapias en un intento infructuoso por recuperar sus recuerdos.

Ignoró las miradas sobre él cuando cruzó la puerta del edificio y fue directo a la farmacia. Quería averiguar tanto como pudiera del robo y si tenía suerte tal vez podría prolongar su estadía lo suficiente hasta que deje de llover. No estaba en sus planes la idea de quedarse más tiempo del necesario pero con la lluvia estaba dispuesto por esta vez, pero había una cosa respecto a la misión que podía hacer su estadía más amena.

-Hola Ryu.
-¡Ah, hola!- El hombre en cuestión era un farmacéutico que había comenzado a trabajar hace mes, mes y medio, y era una de las pocas personas que no lo trataba como basura. De hecho, él era uno de los pocos por los cuales toleraba estar en aquel edificio. -¿Vienes por el trabajo?- preguntó mientras le abría la puerta.
-Si ¿Qué puedes decirme?
-La verdad no mucho, sólo que cuando llegué ya se habían robado los medicamentos. Eso y que los medicamentos son lo único que falta.- La verdad era que la farmacia se veía ordenada y que nada parecía faltar en los estantes. La habitación estaba como siempre la veía cada vez que pasaba por allí: una ventanilla grande, estantes en las paredes laterales que llegaban hasta el techo, un escritorio grande contra la pared del fondo con un par de sillas, el registro de turnos a un lado de la puerta, y un archivero.
-Entiendo. Iré a preguntar si alguien vio algo.- concluyó con hastío.

Abandonó la farmacia y fue a recabar datos con cualquiera que se le ocurriera que pudiera saber algo. Al preguntar, un doctor respondió secamente afirmando que su turno inicia por la mañana y acaba al mediodía, y una enfermera que ni siquiera se dignó a mirarlo comentó que le parecía imposible que hubiera sido un robo debido a que siempre había alguien en la farmacia y cuando no ésta queda completamente cerrada, por lo que que posiblemente sólo se trate del farmacéutico novato tratando de encubrir el hecho de que podría haber extraviado medicamentos o que él mismo sea el ladrón.

Descartó al doctor por la inutilidad de su información y hubiera mandado al diablo a la enfermera si no fuera porque era el hospital donde trabajaba el que lo recompensaría si tenía éxito. Ryu debía ser de las personas más responsables que conocía y acusarlo de ser el ladrón no tenía ningún fundamento, debido a que los medicamentos robados en realidad eran sustancias comunes que podían conseguirse en cualquier farmacia, y habían otros productos mucho más interesantes que robar. Tacharlo de incompetente o negligente por ser el nuevo era intolerable, aunque no incomprensible para Wade. Al ninja lo despreciaban en varios niveles y esa enfermera posiblemente fuera de los que lo despreciaban más ¿Quizás al punto de acusar a una de las pocas personas en el hospital con las que tenía buen trato? La posibilidad le parecía increíble pero no del todo descartable.

En fin, sin mucho más que hacer regresó a la farmacia. Al abrir la puerta fue recibido por alguien más. Este era el encargado de la farmacia y el jefe de Ryu.
-¿Qué haces tú aquí?
-Investigar.
-Tú no puedes entrar aquí, y no hay nada que debas ver. Tú- pronunció señalando a Ryu -termina esos reportes, y tú- ahora dirigiéndose a Wade -vete a trabajar- concluyó señalándole con el dedo la puerta al exterior, visible desde la ventanilla.

Sobra decir que no le tenía estima, por decir lo menos. No se molestó en ocultar su desdén mientras abandonaba la farmacia y se enfilaba al exterior, de regreso a la lluvia. Recorrió un poco los alrededores del Hospital y luego desapareció.

Ryu abandonó el edificio al terminar su turno y Wade lo siguió discretamente. Por medio del Ki Nobori se había posicionado en la terraza del edificio al frente del Hospital y ahí había permanecido desde entonces. Estaba muy consciente de que había dicho que de ninguna manera él sería responsable pero la duda plantada en su mente por esa maldita enfermera seguía en su sitio. Si quería refutarlo y eliminar cualquier sospecha tenía que hacer esto. La lluvia ya había parado hace una hora por lo que seguirlo no fue difícil. Lo persiguió por varios minutos desde los techos de los locales hasta su hogar, una casa ubicada en la periferia de la Zona Comercial.

-Mmm, así que aquí vive.- Bueno, ahora sabía dónde vivía. No parecía un dato particularmente importante ya que lo que buscaba era evidencia de que era inocente. Espero a que las luces se apagaran y revisó su basura. Esperaba encontrar (o más bien esperaba no encontrar) cajas de medicamentos, blisters o algo parecido, pero nada. Era demasiado pronto para celebrar. Lo siguiente era su casa. Tendría que revisar en algún momento mientras no estuviese y eso era a partir de las 9 de la mañana. No quedaba nada más que hacer por hoy. Ya había confirmado su lugar de residencia, restaba volver a casa y madrugar, y tolerar un sermón de la anciana Ayame por llegar tan tarde.

Jutsus utilizados:
KI NOBORI (木登り, ESCALAR ÁRBOLES)
Se utiliza para obtener un control sobre la superficie de los árboles. Para esto el usuario debe concentrar su chakra en la planta de sus pies. Si el usuario canaliza demasiado chakra en la planta de sus pies sale despedido y se clava en el árbol por la fuerza que provoca, en cambio si no usa el suficiente chakra no puede adherirse al árbol y se cae al suelo.
Consumo: 3Ck por turno.
Stats:
Ck: 66-3 = 63Ck


Hablo - Pienso - Actúo

Bitácora

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión rango D] Mundo Grís.

Mensaje por Wade Ayame el Jue Dic 21, 2017 8:00 pm

Segundo día de la investigación, segundo día de nubarrones. Luego de una siesta de 6 horas, salió de casa a eso de las 8 para estar seguro y por suerte llegó a tiempo para ver a Ryu saliendo de su hogar. Esperó escondido a que él y cualquier transeúnte cercano se alejara y entonces se acercó a la puerta con un kunai. Lo introdujo en la cerradura y con cuidado hizo fuerza. Esperaba poder abrirla al primer intento pero no fue tan sencillo. Recién al tercer intento logró abrirla y eso le pareció extraño dado que no había pasado demasiado tiempo desde la última vez que había forzado una en su etapa como alumno.

El nuevo farmacéutico le había comentado que al principio se desempeñaba en un hospital ubicado en la capital del País del Fuego, pero luego de involucrarse en cierta misión los ninjas de Konoha le ofrecieron la oportunidad de trabajar para la villa oculta. Por este motivo, tras cruzar un corredor angosto y corto, no le sorprendía demasiado que el interior de la casa estuviera relativamente vacío. Eso y el hecho de que la casa fuera concebida para una sola persona eran buenas noticias ya que implicaba que le tomaría poco tiempo revisarla.

Comenzó a llover, lo vio venir y dio gracias que se encontraba bajo techo. Su alivio se convirtió en angustia cuando notó que el paraguas estaba dentro de la casa ¿Qué tan lejos estaba Ryu de su casa? Sabía que no había forma de que hubiera llegando al hospital, sin embargo si se había distanciado lo suficiente quizás decida que no tiene caso volver por el paraguas. No se podía arriesgar. Cerró la puerta y buscó donde esconderse. Por desgracia, por lo ya mencionado no habían muchas opciones. Fue bueno que lo hiciera porque Ryu regresó, fue bueno que tuviera la precaución de vigilar la calle desde una de las ventanas. Volvía por el mismo camino por donde venía y estaba a unos diez metros de la puerta. Ya no quedaba tiempo.

Una vuelta de llave y Ryu se abrió paso. Caminó el trecho hasta la mesa donde dejó olvidado el paraguas y se marchó sin más.

-Estuvo cerca.

Él farmacéutico no lo vio. Ni lo vería. Wade se encontraba sobre la puerta, valiéndose de sus piernas y su espalda para mantener su posición. No confiaba completamente en su fuerza para sostenerse por lo que mantuvo el Jutsu de Caminata Vertical, mismo que usó para llegar hasta allí arriba, y al mismo tiempo realizó el Jutsu de Capa de Invisibilidad, en pos de evitar que pueda verlo cuando abandonara la casa. Quizás sostener ambas técnicas a la vez pueda no ser la cosa más sencilla pero Ryu fue directo al paraguas. Entró y salió, por lo que no tuvo que mantenerse concentrado más que por unos cuantos segundos.

Bajó con tanto cuidado como fue posible y se dispuso a iniciar la inspección de una vez por todas. No pudo evitar suspirar cuando se marchó y comprobó que no se equivocaba cuando lo vio alejándose por la ventana. La cocina y el comedor estaban en la misma habitación, pero no por eso era un lugar fácil de requisar. El horno, la heladera, alacenas y cacerolas, entre otros elementos suponían escondites potenciales para los medicamentos.

El baño tomó mucho menos tiempo. Los únicos sitios donde podría ocultar algo eran el botiquín y la mochila del inodoro, así que al rato ya estaba verificando en el dormitorio. Entre la cama, los muebles, el armario y los bolsillos en la ropa guardada en su interior, este fue con diferencia el lugar que más le tomó revisar.

Luego de revisar cada lugar que se le hubiera ocurrido, se enfiló hacia la puerta. Se encontraba atravesando la cocina-comedor cuando se alarmó al ver que el reloj allí indicaba que ya había pasado el mediodía. En realidad su miedo no tenía fundamento dado que ayer al seguir a Ryu este volvió a su casa por la noche, pero el hecho de que podría tener turnos dispares lo hacía dudar. Al igual que antes, se valió de su kunai para cerrar la puerta y se puso a caminar. Mientras una fina lluvia caía sobre Wade, este tenía una sensación agridulce mientras iba hacia el Hospital: le parecía bueno que no hubiera nada sospechoso en casa de Ryu, pero ahora no sabía qué rumbo darle a la investigación.

Caminaba inmerso en sus pensamientos cuando chocó con un transeúnte.

-Discúlpeme.
-¡Wade!- ¿Quién más podría ser? Ryu estaba frente a él con su paraguas, su maletín y una bolsa. Parece que después de todo su miedo no era infundado.
-Hola Ryu ¿vienes del Hospital?
-Si. Ya terminó mi turno.
-¿Huh? ¿Y esa bolsa?
-¿Esto? De allí- Justo a mi derecha había una panadería. Este era uno más de los muchos locales de la Zona Comercial, de hecho lo había visto ayer mientras lo seguía. -Tal vez la calidad haya decaído un poco en los últimos días, pero aún así sigue siendo de buena calidad ¿Y qué hay de ti?-
-No tengo pistas, así que pensé en revisar el Hospital otra vez.
-Entiendo. Te diré algo, el jefe salió a almorzar, por lo que no hay nadie en la farmacia.
-Es bueno saberlo, pero ¿cómo voy a entrar a…?- En ese momento Ryu puso una llave frente a los ojos del ninja.
-Vivo en una casa de un piso y techo verde cerca de la Zona Comercial. Devuélveme la llave cuando termines.

No esperó más. Realizó una reverencia y se marchó con la llave. No sin antes darse la vuelta y despedirse en la carrera, para verlo alejarse por un callejón. Estando cerca del edificio realizó una transformación. Una vez disfrazado como el Jefe de la Farmacia se movió con paso presuroso hacia su destino. La farmacia parecía estar como la vio la última vez que la visitó, sin embargo tras observarla con más detenimiento notó una discrepancia. O más bien confirmó que había una discrepancia. Fuera de aquel detalle no había nada más en aquel lugar. Tras reactivar la transformación, abandonó la farmacia y se encaminó a devolverle la llave a Ryu.

No había mucho más que hacer dado que había agotado todas más opciones. Era tiempo de volver a casa, repasar todo lo ocurrido e intentar hallarle un nuevo rumbo a la investigación.

Jutsus utilizados:
KI NOBORI (木登り, ESCALAR ÁRBOLES)
Se utiliza para obtener un control sobre la superficie de los árboles. Para esto el usuario debe concentrar su chakra en la planta de sus pies. Si el usuario canaliza demasiado chakra en la planta de sus pies sale despedido y se clava en el árbol por la fuerza que provoca, en cambio si no usa el suficiente chakra no puede adherirse al árbol y se cae al suelo.
Consumo: 3Ck por turno.

KAKUREMINO NO JUTSU (TÉCNICA DE LA CAPA DE INVISIBILIDAD)
Este jutsu permite a un ninja usar una capa de chakra o un pedazo de tela para camuflarse con algún objeto o superficie detrás suyo. La capa de camuflaje toma el color y textura de la superficie detrás del usuario, ocultándolo siempre y cuando una persona no centre su atención en la zona. Si el usuario se mueve de su lugar, la capa mantendrá la misma textura del momento de su creación, por lo que el camuflaje no se adaptará a sus movimientos.
Es una técnica bastante simple y que debe ser utilizada a la perfección para que funcione, puesto que si la ocultación se ve desde un ángulo diferente al del frente, comenzarán a notarse más y más ciertas protuberancias.
Consumo: 5Ck por ocultación.

HENGE NO JUTSU (変化の術, JUTSU DE TRANSFORMACIÓN)
Es un jutsu que permite al usuario adoptar la forma de otra persona, animal u objeto. También es posible cambiar el aspecto a objetos durante un tiempo limitado; el tamaño de la transformación no puede ser mucho menor al del ser/objeto que se transforma. Este es un jutsu básico enseñado en la academia ninja y es considerado el más difícil entre los de rango E, ya que requiere emisión constante de chakra manteniendo mentalmente la forma. Para eso, el usuario debe estar interactuando con el medio ambiente, provocando mucho estrés mental para ninjas novatos.
Consumo: 5Ck ejecutar la técnica y 2Ck mantener. Las transformaciones no pueden alejarse más de diez metros del ejecutor de la técnica, dado el caso de hacer una transformación en algo ajeno.
Stats:
Ck: 63+3(por descanso)-3(Ki Nobori)-5(Kakuremino no Jutsu)-5x2(Henge no Jutsu)= 48Ck


Hablo - Pienso - Actúo

Bitácora

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión rango D] Mundo Grís.

Mensaje por Wade Ayame el Lun Ene 01, 2018 3:45 am

La lluvia continuaba azotando. Wade se había pasado el resto del día anterior y la mañana de este revisando la información recabada. Buscaba algún dato que hubiera pasado por alto, alguna relación que no se notase a simple vista, o intentaba reinterpretar los datos de los que disponía en un esfuerzo por encontrarle otro punto de vista a la situación. Por mucho que lo intentase no llegaba a nada. Por eso ahora se encontraba en la terraza, bajo un alero. En otras circunstancias se iría a caminar por el barrio, pero no con esta lluvia. Esperaba que la brisa fresca y la quietud del momento le ayudasen.

No servía. Resignado, tomó su sombrero y abandonó la casa tras despedirse de Ayame. Caminaba hacia la Zona Comercial sin un destino en mente y así llegó hasta la panadería que Ryu le mencionó ayer. Bueno, ya estaba allí y si su amigo lo recomendó no veía razón para no intentarlo. Salió en cuestión de minutos con un par de bolsas. Estaba por irse a casa cuando recordó lo que pasó ayer. Él se había marchado por un callejón cercano y tal vez se trataba de un atajo.

Se internó por aquella calle, situada unos cuantos locales a un lado de la panadería, y comenzó a mirar en todas direcciones. Era un camino recto que conducía a otros locales abandonados a ambos lados. A pesar de que esta pareciera ser la única senda, caminaba esperando encontrarse con alguna bifurcación.

*coff* *coff*

Se detuvo en seco. Sin duda eso fue una tos pero ¿de dónde venía? Había tantos edificios a su alrededor que no podía precisar de cuál de todos provenía. Al rato lo escuchó nuevamente, y luego otra. Cada vez que lo escuchaba se movía rápidamente en aquella dirección, volviéndose más audible cada vez. Cuando el sonido se volvió lo suficientemente claro fue corriendo directo hasta uno de los muchos locales.

Al momento de abrir la puerta (parecía atrancada en un inicio) escuchó un tenue murmullo. Dejó las bolsas en el suelo, despacio y procurando hacer el menor ruido posible, y avanzó extremando las precauciones. Atravesó una puerta y vislumbró una figura en las sombras. Se acercó a ella con la misma cautela cuando algo fue corriendo directo a él por su derecha. A Wade sin embargo no le costó reaccionar dado el ruido de sus pisadas. El ninja tomó con su mano izquierda la muñeca izquierda de su pequeño agresor y tiró con intención de jalarlo hacia el suelo, para luego pasar por detrás de este y tomarlo por la parte trasera del cuello con la mano derecha, y manteniéndolo inmóvil allí.

-¡NO-!- No pudo seguir gritando. Estaba demasiado enferma como para forzar sus pulmones de esa forma. Apenas gritó su tos volvió. La figura en las sombras se reveló como una muchacha de aspecto demacrado pero no tenía aspecto de mendigo, o al menos no el aspecto que uno imaginaría de uno que ha vivido así toda su vida. La figura sometida, un niño de unos diez u once años, se agitó con fuerza al ver a la chica sufriendo.

Ella no podía hablar en aquel momento pero la súplica en sus ojos fue suficiente. Wade se puso de pie rápidamente y dio un paso atrás. El niño se puso de pie tan rápido como pudo y corrió a ayudar a la chica enferma. Se quedó de pie mirando en silencio a la pareja que lo observaba temblorosa. Suspiró y se marchó por donde vino, para luego volver con la bolsa y ponerla frente a ellos. Cualquier rastro de miedo en aquel dúo desapareció, sustituido por una mezcla de desesperación y alivio. Prácticamente se lanzaron de cabeza hacia la bolsa, devorando su contenido, ella moderándose un poco dada su mala salud.

El genin abandonó el local y regresó con un par de botellas de agua que el par agotó con la misma voracidad.

-Bien ¿me dirán quiénes son? En realidad no tenía un interés particular por saber de ellos, más bien sólo quería llenar el silencio con alguna conversación. Aunque a juzgar por la situación debió esperar una respuesta semejante: nada.
-…
-…
-O mejor espero que terminen. Al cabo de unos minutos no quedaba nada ni en la bolsa ni en las botellas.
-Gra… Gracias.
-…- Aquel niño seguía sin decir nada y lo miraba con recelo. Era esperable considerando que hace unos minutos lo tuvo sometido de cara contra el suelo.
-Si te lastimé lo lamento.
-Shen…
-Estoy bien.
-Bien ¿Quiénes son ustedes?
-Me llamo Saki y este es mi hermano Sh…- De nuevo estaba tosiendo. Está bien que Wade no era doctor pero lo que sea que ella tuviese no parecía algo realmente grave. Simplemente se había agravado por las malas condiciones de vida y la falta de medicinas. Intentó acercarse pero Saki lo detuvo con un gesto. -No te preocupes. He estado peor.-
-¿Peor que esto? Lo dudo.
-No estábamos tan mal al principio. Por desgracia el dinero que traje conmigo no fue suficiente.
-¿Viniste de afuera?
-Si, de la Capital. Siempre quisimos venir a Konoha, así que en cuanto tuvimos la oportunidad no lo pensamos dos veces.
-¿Y eso cómo pasó?
-Gracias a una...- *coff* *coff* -una misión que salió bien impresionamos a algunos ninjas.

En ese momento se quedó en silencio. Tras escuchar aquellas palabras tenía la sensación de que ya había tenido esta conversación antes, y de repente lo recordó. En ese momento su semblante cambió a uno más serio, a la vez que mostró una actitud más centrada. Ahora esta conversación tenía un propósito.

-¿Ocurrió algo más por aquel entonces?
-No. Nada.
-... ¿Y qué pasó luego?
-Encontré un sitio donde vivir y comencé a trabajar... pero...
-¿Mmm?
-Yo nos mantenía a ambos trabajando en una panadería,... *coff* -pero me despidieron.
-¿Una… panadería?
-Si, yo… bueno, siempre fui un poco atolondrada y con mi hermano dependiendo de mí me esforcé. Trabajé en exceso y mi salud se deterioró. Y cuando mi mala salud comenzó a volverse un problema para los negocios, me echaron.
-…
-No lo culpo. Una persona enferma no puede trabajar con comida. Además mi salud siempre fue algo frágil, jeje- Por mucho que intentara racionalizarlo a Wade no le importaba y ni siquiera le estaba prestando atención por completo. Las últimas piezas del rompecabezas se acomodaron en el momento que la palabra “panadería” entró a la conversación. Ahora, en su mente, él simplemente se estaba apartando para contemplar la imagen completa.



Nuevo día. Wade avanzaba hacia el hospital por última vez. Por alguna extraña razón la cantidad de miradas de desprecio que lo recibió esta vez era mayor a la usual. Quizás se debía a ese aire resuelto con el que ingresó al establecimiento, no lo sabía y la verdad no le importaba. Ignoró todos los ojos puestos sobre él como siempre hace y fue directo a la farmacia. Ingresó sin siquiera tocar la puerta, para encontrar en su interior a Ryu y al Jefe de la Farmacia.

-¡Mocoso de mierda! ¡Fuera de…! ¡…!- El hombre se quedó mudo cuando el shinobi le apuntó con uno de sus kunais.
-Wade ¿Qué estás…?- Él no dijo nada. Se limitó a cerrar la persiana de la ventanilla de la farmacia y a asegurar la puerta. No quería que nadie lo interrumpiera.
-Es diferente.- Ante la mirada confusa de los hombres, siguió hablando -El registro. Es diferente a como se veía al principio ¿Por qué?- Wade señaló el registro de turnos ubicado junto a la puerta.
-¿Lo espiaste? No había tono acusatorio en la pregunta. Sólo extrañeza.
-No en realidad. Está adherido a la pared junto a la puerta, es imposible no verlo cada vez que sales de la habitación.- No mentía. En ninguna de las dos primeras veces que visitó la farmacia se había parado a inspeccionar la información en la hoja, aunque sí había notado una discrepancia. Recién la tercera vez, cuando Ryu le facilitó la llave, le prestó atención. No era que hubiese algo extraño escrito en el registro, sino que notó que habían datos que ya no estaban.

Wade Ayame escribió: No esperó más. Realizó una reverencia y se marchó con la llave. No sin antes darse la vuelta y despedirse en la carrera, para verlo alejarse por un callejón. Estando cerca del edificio realizó una transformación. Una vez disfrazado como el Jefe de la Farmacia se movió con paso presuroso hacia su destino. La farmacia parecía estar como la vio la última vez que la visitó, sin embargo tras observarla con más detenimiento notó una discrepancia. O más bien confirmó que había una discrepancia. Fuera de aquel detalle no había nada más en aquel lugar. Tras reactivar la transformación, abandonó la farmacia y se encaminó a devolverle la llave a Ryu.

-La primera vez que vine el registro se veía completo, y por “completo” me refiero a que cada uno de los días estaba lleno. El asunto es que la segunda vez me pareció ver que habían espacios en blanco.- Se guardó para él el haber revisado la farmacia por tercera vez, así como la parte donde Ryu le prestaba su llave. Por si acaso.

Se quedó en silencio un momento. Pensaba en cómo decir las siguientes palabras sin hacerlo sonar como un crimen o un secreto, pero ninguna idea acudía a su mente. Simplemente no había forma de que no sonara así dadas las circunstancias.

-Sé de Saki y su hermano.- El color se drenó del rostro de Ryu. Por la cara que puso el Jefe, parecía estar conectando los puntos. -Tu me contaste que viniste de la Capital luego de colaborar con ciertos ninjas. La verdad es que tú no viniste solo. Ese par y tu vinieron juntos pero luego se separaron. Tu empezaste a trabajar aquí, ella en la panadería que te queda de camino a casa.-

Wade Ayame escribió:-Gracias a una...- *coff* *coff* -una misión que salió bien impresionamos a algunos ninjas.

En ese momento se quedó en silencio. Tras escuchar aquellas palabras tenía la sensación de que ya había tenido esta conversación antes, y de repente lo recordó. En ese momento su semblante cambió a uno más serio, a la vez que mostró una actitud más centrada. Ahora esta conversación tenía un propósito.

-¿Ocurrió algo más por aquel entonces?
-No. Nada.

Por la cara que ponía Ryu, Wade sabía que iba por buen camino. Tras una breve pausa, siguió hablando. -Supongo que cuando notaste que ya no trabajaba ahí la habrás ido a buscar. Conociéndote supongo que habrás pensado en llevarlos a tu casa pero no funcionaría. Vi donde vivías y parece un lugar pequeño, demasiado para más de una persona- Desde la primera vez que vio a Ryu este siempre mantuvo una actitud responsable, pero siempre creyó que era porque así era él. No tenía idea de cuánto tiempo llevaba desarrollándose esta situación, pero podría ser la verdadera causa. -No puedes darles albergue, así que hiciste lo único que podías hacer: darles las medicinas y alimento que pudieras. Y un día algo salió mal y te descubrieron, o más bien descubrieron que algo estaba pasando.-

-¿Tú qué crees que pasó?
-Tengo una teoría de lo que pasó, pero lo voy a dejar para después.- Había llegado el momento. -Viendo todo esto me pregunté ¿cómo es posible que nadie lo haya notado? Ryu no es el único que maneja la farmacia. Había algo que no estaba notando. Entonces me di cuenta de que mi amigo no habría podido hacer esto. No sin ayuda, Jefe.
-No me enredes en todo este asunto.
-¿Por qué no? Esto jamás podría haber pasado sin su ayuda y puedo demostrarlo. No esperó a escuchar la voz irritada del Jefe pronunciando objeciones y cruzó el cuarto hasta llegar al escritorio, sosteniendo en alto unas hojas. Eran reportes. -Está es la prueba. La segunda vez que vine me mandaste a volar y le ordenaste a Ryu que terminara de llenar reportes como este. El modo en que te deshiciste de mí no importa, importa esa rabia que tenías al momento de hacerlo y al momento de darle a él sus órdenes. Que me hablen con desprecio lo puedo entender pero esa rabia no tiene justificación hasta ahora.

-Voy a decir lo que creo que pasó. Creo que tú hacías la vista gorda mientras Ryu robaba las medicinas necesarias para Saki. El problema es que si quitas algo de aquí tienes que justificarlo en los reportes, y todo estaba bien hasta que un día Ryu no falsificó bien un reporte y así se dieron cuenta de que algo pasaba aquí. ¿Por qué otra razón estarías tan enojado mientras lo instabas a enfocarse en el deber de completar los reportes? No quieres que el error se repita.-

Wade Ayame escribió:En fin, sin mucho más que hacer regresó a la farmacia. Al abrir la puerta fue recibido por alguien más. Este era el encargado de la farmacia y el jefe de Ryu.

-¿Qué haces tú aquí?
-Investigar.
-Tú no puedes entrar aquí, y no hay nada que debas ver. Tú- pronunció señalando a Ryu -termina esos reportes, y tú- ahora dirigiéndose a Wade -vete a trabajar- concluyó señalándole con el dedo la puerta al exterior, visible desde la ventanilla.

En ese momento Wade dejó de hablarle al Jefe, nervioso por la situación, para dirigirse a su amigo cuyo rostro le resultaba más sencillo de leer. -Eso también explica que el registro de turnos haya cambiado, y tal vez hubiera funcionado si no hubiera notado la diferencia. A fin de cuentas, sólo gente con llave puede entrar a la farmacia y si no estuviste en el Hospital cuando se dice que ocurrió el robo no se te puede culpar ¿verdad? Aunque ninguno de los dos decía nada, la expresión abatida en ambos era respuesta suficiente.

-…
-…
-...
-¿Qué harás ahora?
-…Nada. pronunció guardando su kunai.
-¿Eh?
-Me voy a callar la boca con una condición. Van a seguir suministrándome las medicinas necesarias hasta que Saki sane.
-¿Huh? Bueno, eso estaría bien pero hay un problema. No se va a curar pronto en donde está.
-Lo sé. Por eso me los llevé.
-¿Qué?
-Ambos están en mi casa ahora. Lo único que necesito de ustedes ahora es que se callen la boca y me sigan el juego.

Wade había tomado aquella decisión impulsado más por el "dar y recibir" que por caridad. Ryu había hecho mucho por él y darle albergue a los hermanos que intentaba ayudar era su forma de compensarlo, al menos hasta que la chica se recuperase.

-¿Seguirte el juego? No hay forma de que justifiques lo que está pasando.
-No se preocupe. Se me ocurre cierta enfermera a quien puedo echarle la culpa por esto, siempre y cuando me den la razón cuando pregunten.

Wade Ayame escribió:Descartó al doctor por la inutilidad de su información y hubiera mandado al diablo a la enfermera si no fuera porque era el hospital donde trabajaba el que lo recompensaría si tenía éxito. Ryu debía ser de las personas más responsables que conocía y acusarlo de ser el ladrón no tenía ningún fundamento, debido a que los medicamentos robados en realidad eran sustancias comunes que podían conseguirse en cualquier farmacia, y habían otros productos mucho más interesantes que robar. Tacharlo de incompetente o negligente por ser el nuevo era intolerable, aunque no incomprensible para Wade. Al ninja lo despreciaban en varios niveles y esa enfermera posiblemente fuera de los que lo despreciaban más ¿Quizás al punto de acusar a una de las pocas personas en el hospital con las que tenía buen trato? La posibilidad le parecía increíble pero no del todo descartable.

-Muy bien, caballeros. Me retiro. Ninguno de los dos dijo nada mientras Wade abandonaba la farmacia. Luego de un rato escuchó la puerta abriéndose tras él.
-¡Espera!- Al voltearse, el ninja se encontró que Ryu no tenía la expresión de miedo y nerviosismo que tenía momentos. De hecho su semblante reflejaba alivio y también tenía una ¿expresión triunfal? -Gracias por lo que hiciste, pero la verdad es que aún así tengo miedo.-
-No te preocupes amigo. Como dije antes, mientras todos contemos la misma historia no habrá problema. Y tampoco tienes que preocuparte por lo otro. No soy desleal.
-¿Desleal?
-Ryu, por favor. Tu amiga, una chica de salud frágil viene a Konoha contigo, un hombre que estudia medicina, y que fue tan lejos como para robarle insumos al hospital que eligió emplearlo. Perdón pero no me cuesta creer que un hombre haga esto por una mujer sólo porque es su amiga. De todas formas, por cómo salió todo diría que la jugada te salió bien.
-¿De qué hablas?
-Ryu, si la idea era que no te descubrieran ¿por qué me entregaste la llave? Sabías que era posible que descubriera algo. Lo único que se me ocurre es que siendo tu amigo, sería más fácil para ti negociar conmigo si lograba llegar al fondo del asunto. Y en vista de que Saki y Shen son tu prioridad diría que al final conseguiste que tuvieran un techo, aún cuando eso lo decidí por mi cuenta. Pero claro, mi amigo que me conoce bastante bien no hubiera intentado cobrarse el favor y hacer que me los llevara por algún tiempo. Es un tanto rebuscado pensar en ello ¿No crees?- Él no dijo nada. Simplemente se limitó a bajar la vista y sonreír por lo bajo.
-Si, lo es.

Stats:
Ck: 48+15(por descanso) = 63Ck


Hablo - Pienso - Actúo

Bitácora

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión rango D] Mundo Grís.

Mensaje por Fuji Raikomaru el Lun Ene 01, 2018 9:41 pm


TEMA CERRADO.
Puntos otorgados a Wade.


  • Total: 9 PN y 1000 ryôs





Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión rango D] Mundo Grís.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.