Afiliados
Limpieza 29 - 11 - 07

 photo untitled45.pngBoku no Hero ROLLoving PetsOne Piece LegacyCrear forocounting ★ starsSaint Michel Université

[2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Publicar nuevo temaResponder al tema

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Haruka Uchiha el Vie Nov 17, 2017 6:36 am


Haruka Uchiha
La aparición de algunas personas más no se me hizo extraño, sino más bien la simbología en aquella bandana, el símbolo de supuestas aldeas de las cuales yo desconocía procedencia en lo absoluto, fijando un ojo en ellos por si las dudas. Sabía que no debía bajar la guardia en ningún momento, la concentración, el tomar decisiones, saber en quién confias, cada uno de estos importantes factores para llegar a la victoria.

Al igual que todos los demás presentes fue que oí lo dicho por los altos cargos, los mandamases, los jonnin y el proclamado Kage que observaba a todos por igual. Desde la distancia fijé mi atención en una primera instancia en la rubia, Kitsune, y luego la desviaría hasta el otro Jonin del cual desconocía el nombre. Carraspeé y dadas las explicaciones fue que oí la voz del que yacía a mi izquierda, Fuji, aquel borracho que incluso en una instancia como la presente, se mantenía e insistía en utilizar aquel apodo de mal gusto, sandías.

—Haruka— Murmuré, tan afilada como una cuchilla. —Estoy lista para esto, y suerte con ello, yo no planeo cargar con tu cadáver— ¿Sincera?, sí, lo era, no cargaría el peso muerto, daba igual si se trataba de un compatriota o un supuesto camarada, pues fuera de eso no existía nada más, no eramos amigos, no eramos confidentes, solo dos ninjas de la misma aldea que asistirían a un evento de progresión en búsqueda de la gloria, Fuji solo era un conocido más en el camino. Pero aún así logré captar su mensaje, mas aún así ya yacía confiada, debía de estarlo, pero sin llegar a menospreciar a los demás presentes.

Noroeste. Dirigí en primera instancia mi atención en aquel punto, y cuando finalmente se dio el momento de dispersión fue que comencé a caminar hasta el lugar en cuestión, viéndome al igual que el azabache, Fuji, a tan solo unos tres metros de distancia de los altos cargos, mas yo no actué, solo me mantuve firme a la espera de indicaciones.

Stefanny, Fuji y yo eramos la representación de la aldea además de los Jonin en cuestión, y por lo menos yo no planeaba fracasar.
País del Fuego — Examen Chunnin


   

   


Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Kio Sawarabi el Vie Nov 17, 2017 7:33 am


Mi compañero estuvo durante un largo rato en su mundo mientras yo me cercioraba de todos los detalles posibles a nuestro alrededor; Kio se veía muy pendiente de su gran duelo de miradas, mientras la lluvia aminoraba su intensidad poco a poco antes de la llegada de los presentadores de tan galante escena, de cuyas impresiones por cierto, hablaré más adelante...

La tensión fue aumentando segundo a segundo.

Poco a poco fueron acumulándose los aspirantes que competirían con nosotros, de entre los cuales pude reconocer a varios gracias a diversos factores que no hace falta mencionar una vez más.
Los movimientos que dediqué a mi labor no serían lo suficientemente buenos como para cerciorarme de lo que ocurría por detrás del rubio, no obstante, la presencia de alguien salteando un lugar mas allá de nuestra derecha logró llamarme mucho la atención...

Esta historia daba comienzo.

Aquel con apariencia de líder finalmente hizo acto de presencia. Sus formalidades captaron mi atención, pero no fueron más que empalagosas. Con el solo fin de transmitir mis sensaciones del momento, puedo decir que incluso yo, el más cuerdo de la pareja, ahogué un bostezo con todas mis fuerzas junto con la totalidad de los movimientos que esto podía llegar a implicar; solo se me vio temblar débilmente, mientras mi cuello se inflaba apenas un poco. La fortuna estuvo de nuestro lado pues Kio mantuvo esa postura desafiante, evitando cualquier tipo de falta de respeto, al menos hasta que la pelimorada tocó tierra. Esto último conllevó a una reacción por parte de mi hermano, quien tras escuchar sus primeras palabras, torció el cuello de diestra a siniestra muy lentamente, suprimiendo al máximo dos tronidos óseos que a mi me resultaron escalofriantes, y brindándole la atención que merecía a la bravura de la hoja, aunque no por mucho...

Tal vez me equivoque debido a la presión que poco a poco cayó sobre mí, pero no alcancé a oír la respiración de nadie durante aquel discurso cuyo único fin, presumo, era el de acobardar a los de voluntad más débil. Si bien se notaba la fuerza con la que esa mujer se expresaba durante cada estrofa, quise creer que sus intenciones eran honradas.
Kio aún oía, pero no pudo mantener la mirada todo el tiempo, al menos no mientras ella daba una breve introducción, o lo que muchos tomaron como un mensaje de advertencia. Sin verlo sabía que su vista hizo un recorrido a lo largo de toda la tribuna de piedra, salteando por primera vez en la mañana a nuestro superior, notando palabras apagadas e irreconocibles entre un par, y caras conocidas que hasta el momento yo, por mis otras atenciones, había siquiera logrado avistar.

Tres día y dos noches. Pergaminos. Traición y supervivencia.
Mi mente estuvo al borde de ponerse en blanco, pero logré escapar de mis propios miedos, pensando en que debía ser la voz de la razón incluso en el peor de los momentos que podríamos llegar a enfrentar... Moví la cola de izquierda a derecha, repasando el terreno y acariciando con su pelaje los pies de Kio. Volteé el cuello por primera vez en aquella gala para verlo, y capté una mirada ya no tan agresiva o desafiante. Aquel era el Kio que necesitaba, el que en los momentos cumbre dejaba de lado su parte impulsiva y se centraba en la curiosidad que albergaba todo su ser...

Los discursos y explicaciones llegaron a su fin. Teníamos una tarea previa antes de comenzar con nuestra misión. Cuando me di la media vuelta para ver bien a mi compañero, este hizo un rápido vistazo a quienes se encontraban en la fila trasera. Sus ojos se encontraron con los de la pelinegra con la bandana del sonido, a la cual le sonrió brevemente; tras un guiño injustificado y una postura de labios que insinuaba el arrojarle un beso, rompió finalmente filas, rodeándome sin decir nada y dirigiéndose al Noreste donde nos encontraríamos con Kobayashi.
Avistaría las últimas reacciones de ella antes de alejarme, por precaución mas que nada, y luego seguiría por detrás al pelidorado, distanciándome de él por tan solo un metro, dedicándole toda mi atención a la parte trasera de su cuerpo, la cual recorrería varias veces intentando descifrarlo.

Creí que tal vez la situación lo había cambiado, pero no eran mas que falsas impresiones que yo había imaginado. Kio seguía siendo el mismo de siempre, y aunque me enervase, creo que tal vez eso fue lo único que logró sacarme el peso que sentí llevaba sobre los hombros...
PAÍS DEL FUEGO - EXAMEN CHUNIN








Haters gonna hate:
Koromaru:

Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Akatsuki- el Vie Nov 17, 2017 8:16 am


Akatsuki


Bueno este evento si que tenia drama, la tensión en el lugar claramente se podía cortar con un kunai, este tipo de situaciones hacían reflexionar al joven si la supuesta paz y alianza entre países, era sincera- por no decir funcional - igual el evento pareció iniciar cuando el anfrition llego y dio un pequeño discurso del cual el joven escucho poco, aprovecho el tiempo para ver mejor a los recién llegados y ese largo cabello castaño y esas facciones, bueno el hokage era una persona que podía decir sin temor a equivocarse que era hermoso a la vista, su compañía por otro lado, si bien era una mujer nada despreciable, tenia unos gestos, que no le agradaban del todo al joven.

No tardo mucho para entender porque no le gustaba la kunoichi del cabello morado, ya que cuando el anfitrión termino de hablar, la susodicha  tomo la palabra, cuando la empezó a oír a su mente vino la imagen de un mono acrobático haciendo gracias, tan tosco y poco refinado el tono. Si su tío lo oiera le hubieran cerrado la boca con un golpe, dar esa triste escena de mala educación con esos desplantes. Siempre se puede ser educado y no por eso te resta respeto o poder, su jefe había dado una buena muestra de lo mismo. Pero quitando eso, la konoichi dio las instrucciones, sobre que era a tener en cuenta y cual era el primer objetivo a cumplir al final serian divididos en grupos, deben tener dos pergaminos para pasar la siguiente etapa- Sabiduria y poder - para conseguirlos hay libertad de criterio. para todo ese show teníamos 3 días y dos noches, para llegar a la torre en el centro del bosque,pero  antes de eso debían reunirse con sus superiores para recibir las ultimas instrucciones.

Así que no perdió el tiempo, y se dirigió rápidamente hacia su sensei y lady Aramis, cuando los shinobis se empezaron a dispersar, pudo ver nuevas caras que no había notado, una en particular llamo su atención- Siempre con ese ceño fruncido- pero tomando en cuenta que se encontraba en un examen y no en un baile de salón, tendría que limitarse el ir a saludarlo- con algo de suerte y me lo topo mas adelante-  por otro lado, hachibi-san ya estaba en su posición de firmes esperando instrucciones, asi que no estaba de mas repetir el movimiento, pero antes de quedar en esa posición incline la cabeza en señal de respeto frente a lady Aramis, del mismo modo lo hice frente a Goro-sensei.  

Esperando instrucciones señor- fueron las palabra que le expreso el castaño a su maestro. ya que pese a todo esa fama negra que carga el hombre, el joven esta orgulloso de ser su alumno -un espadachín de la niebla- Esa eran unas de sus metas y ese hombre lo podía llevar hasta ella. asi que debia sobrevivir a todo costa y llevar la victoria a casa.





PAÍS DEL FUEGO - EXAMEN CHUNIN






Última edición por Akatsuki- el Vie Nov 24, 2017 7:40 am, editado 1 vez


.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

pienso - Hablo

Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Ragnar el Vie Nov 17, 2017 8:18 am


Ragnar
No estaba enojado con Stefanny, pero tampoco estaba interesado en dejar atrás mi situación actual con la violácea y las palabras que podía haber usado sencillamente serían una interrupción a la explicación que nos estaban dando los altos cargos de las diversas aldeas pero que muy por encima de todo en caso de que mi caída se produjera, los ojos tan radiantes que mi esposa mantenía pegados a los míos estarían para ver como me levantaría del suelo una vez más. Tomé de la muñeca deteniendo automáticamente una vez esta estuviera cerca de mi perímetro de la rubia que había conocido hace tiempo ya en la isla siniestra, no con la intención de hacer algún tipo de caricia sino con el objetivo de detener el movimiento que parecía tornarse como un gesto de afecto por su parte el cual era en parte descolocado teniendo en cuenta la situación que se estaba dando hecho que en cualquier otro lugar y contexto muy probablemente lo habría aceptado por el carácter inofensivo que portaba.

El hokage y miembros de altos cargos a nivel militar, que según intuía debían ser los jounins, estaban dando una especie de discurso inicial intimidatorio con el objetivo quizás de hacer retroceder a los más débiles de voluntad o en su defecto buscar desde la previa romper con la presencia de los más férreos en esa ofensiva inminente que las afiladas palabras de los vocablos que pronunciaban parecían hacer retumbar hasta los mismísimos suelos. De igual manera el efecto que sus palabras habían tenido en mi interior, a la par que continuaba oyendo sobre las condiciones de triunfo para la primera parte del examen y demás, era una sonrisa que de alguna manera buscaba enfocar complicidad en dirección hacia mi esposa y su hermano político quien de alguna manera si rebuscabas en el largo árbol genealógico muy probablemente tendría alguna especie de parentesco conmigo. La verdad es que intentaba no pensar en esas cosas ya que sólo hacían confundir mi mente que debía estar atenta a otras cosas.

Una vez el discurso fue finalizado, corrí el rabillo del ojo hacia mis costados buscando con la vista periférica observar ojos inquietos que muy probablemente se estuvieran posando de alguna manera ociosos sobre mí. Pero ya para el momento en que los rumbos fueran asignados para la mayoría de los shinobis dividiéndolos por aldeas, pude observar únicamente como uno que cargaba un abanico peculiar daba una especie de mirada rápida hacia mi paradero hecho que no hacía mas que acentuar esa sonrisa desafiante que traía casi impregnada en mi rostro. Pero teniendo en cuenta que mi paradero debía ser mantenido en el lugar debido a que las instrucciones serían dadas por el Hokage y la encargada de los altos cargos de mi aldea, di dos o tres pasos que me dejaran más cercanos y con el rostro perpendicular hacia la posición donde la violácea debía encontrarse para el momento y hablé con fuerza de manera que fuera completamente audible tanto como para ella como para el resto de los miembros que se encontraban ahí pero que era completamente dirigido a Quinn y sólo sería audible por los aparentes Jounins y el resto de los Gennins que se encontraban aun saliendo en caso de que su atención fuera completamente enfocada en esto. - ¿Sos siempre así de linda, ó solo cuando te preocupas por mí? - Consulté con una gesticulación que con mis pómulos levantados y la facción en mi boca acentuada daba a visualizar una mirada que no se descifraba si era entre enternecida o simplemente cargada de una compasión extrema nunca antes vista por mi persona la cual en caso de que los resultados no fueran como lo esperaban, sería quizás la última sonrisa que ella viese de mí.

Volteé, buscando ahora los ojos de Sayuri y simplemente me mantuve en posición esperando ordenes o instrucciones para continuar con el cometido en mi país natal. No sería extraño que supiera moverme con eficacia por el terreno teniendo en cuenta mi pasado como campesino en el cual los bosques eran un lugar completamente adaptable a mi supervivencia. Brazo derecho adelante en dirección a la izquierda en una curva y cadera que acompañaba el movimiento, repetido con el brazo izquierdo una seguidilla de seis o siete veces en las cuales, los movimientos de cadera y brazos que se encontraban perfilados a la altura de mi estómago, darían a entender que era una especie de danza o baile pero sin mover los pies del suelo pero con unas caderas acentuadas con el objetivo de que mi cuerpo comenzara a tomar algo de calor hasta que la mayoría de los ninjas se agrupasen y las instrucciones comenzaran.  - Baila como el papu. - Pensé, tomando como referencia uno de los grandes acróbatas de mi pueblo de donde tomaba procedencia, siendo una especie de ritual de calentamiento que aseguraba de alguna manera una ventaja a la hora de combatir.
País del fuego - Examen Chunin






Vamos Boquita querido! :



Bromance + Misiones.:


Misión S: 0
Misión A:
Misión B: 0
Misión C: 3
Misión D: 7

Narro - Hablo - Pienso

Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Sayuri Uchiha el Vie Nov 17, 2017 4:20 pm


Sayuri Uchiha
Observó de reojo al resto de los gennin que, poco a poco, iban apareciendo, meditando si serían rivales potencialmente peligrosos. Realmente ninguno de ellos tenía una pinta demasiado intimidante, lo cual era mucho peor.  No tenía pensado subestimar a nadie, ese era un fallo de academia que no podía permitirse, por mucho que el carácter orgulloso y casi arrogante de los Uchiha tendiera a ello.

Una mujer apareció entre los jounin, no había que ser muy listo para darse cuenta de que era uno de ellos. Por si fuera poco, les bombardeó con un discurso que seguramente hubiera desmotivado a más de uno. Con todo, la joven kunoichi no se dejó amedrentar, si ya había vencido sus nervios iniciales no iba a permitir que aquella mujer no iba a devolverla a aquel estado. Miró de reojo a su primo , su rostro estaría tan imperturbable como el suyo? Él no estuvo nervioso en ningún momento, aunque quizá tan malo fuera estar demasiado seguro que no estarlo en absoluto. Ella en cambio, permanecía expectante a las instrucciones de la instructora, esperando que terminase con aquel discurso desalentador.

Observó los dos royos, quedándose con las características de cada uno, pues uno de elloe tendrían que buscar. Se sorprendió ligeramente cuando dijo que pala prueba se haría con equipos de tres. Miró de reojo a su primo, puede que les tocase en el mismo....y también podrían acabar separados-Quizá nos toque volver a combatir-hizo notar en un susurro que solo ambos podían oír.

Tres días y dos noches, ese tiempo pasarían entre los espesos que formaban los densos árboles que conformaban el bosque. Tenía una apariencia salvaje, casi tétrica, aunque al mismo tiempo cautivadora...desde un punto de vista sombrío.

Esperó a que las instrucciones terminaran para seguirlas, quedándose con el Hokage y con la instructora de los ojos grises. Su expresión era imperturbable, sin mostrar ningún tipo de entusiasmo ni inquietud. Un rostro pétreo, el rostro de un shinobi. A su lado estaba su primo, hasta que no se formaran los equipos y no descubriera que debían estar separados no cambiaría eso.

PAÍS DEL FUEGO - EXAMEN CHUNNIN




Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por NB Narración el Vie Nov 17, 2017 4:42 pm

NPC Otogakure: Kin Tsuchi
Una vez concluidos los vocablos de la jonin cárdena las comisuras de la kunoichi de la villa oculta del sonido no dejaban de mostrar aquello que se había tornado desde un principio en una amplia y burlona sonrisa, una que se podría tachar de irrespetuosa solo por la manera con la cual, descaradamente parecía retar a la mujer.

Kin, a pesar de sus cortos dieseis años no era una joven de la cual fiarse y no solo por la manera soez con la que se alzaba incluso ante los más poderosos o conocidos shinobis de todo daichi si no, también, porque era una mujer rastrera a la par que elocuente. Su simple presencia ya de por si, era impregnada por un aura oscura que podría inquietar a cualquiera y con ello provocar que se mantuviesen por completo al margen de sus orbes oscuras o sus facciones que, a pesar de verse hermosas, daban a mostrar a una joven segura de su misma, sin temor y decidida a partir cualquier tipo de obstáculo incluso si se tratasen de sus mismos compañero de aldea.
Así era el país del sonido y así, lo había sido siempre.

Una vez dada las instrucciones la joven estaba dispuesta a cumplir con su cometido hasta que, tras un pequeño alzar de su mirada que tenía intenciones de estudiar una vez más a sus contrincantes, su atención fue completamente llamada por uno de los jóvenes que se encontraban ante ella, es especifico el mismo que iba acompañado de un animal.

Por unos instantes dudo de sus intenciones pero, al ver como este parecía enviarle un beso su ceño de inmediato se vio fruncido mientras que, a la par, lo devoraba con la mirada, mostrando desconcierto y una ligera molestia que en el mismo instante que se girase para proseguir con su camino, su can sería consciente de como esta parecía matarlo con la mirada. Acto seguido y sin más dilación se giró para así proseguir con su camino junto a los demás shinobis de su país.

Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Ikum el Vie Nov 17, 2017 4:47 pm


Ikum


La llovizna finalizaba gradualmente. La tensión podía notarse como si de algo que te acechara se tratase, era poco habitual, en las personas de una edad aproximada a la mía, normalmente la gente vería esta situación como algo delicado, algo en lo que no se permite margen de error, para poder mantener su vida llena de mentiras en algo que realmente abracará un pequeño lapso de verdad para poder sentirse realizados y completos. Para mí no era así. Todo esto lo veía como la mejor oportunidad que había tenido para volverme más fuerte, me sentía cómodo, ansioso de poder experimentar el poder de lo que me espera con mi propia piel y carne. Las palabras del Hokage pudieron retumbar hasta en el rincón más oscuro de aquel páramo, realmente se hacía notar su poderío, y eso aún me provocaba más impaciencia por poder comenzar.

Mi cabello níveo danzaba al unísono con el viento de pareja de baile, mientras prestaba atención a las palabras de la encargada de dar las instrucciones principales, noté como una mirada se clavaba directamente en mí, sin miramientos ni preliminares, al girar levemente la cabeza para mirarlo de frente, cosa que casi siempre hacía, pues mirar de reojo me parecía un gesto bastante mezquino, vi lo que en su bandana portaba, era la insignia de la aldea del sonido, ¿podía ser cierto lo que veían mis ojos? Una sonrisa se esbozó en mi rostro, afirmándome con este último acto que el examen iba a ser digno de lo que a estas alturas esperaba. Había escuchado rumores de esta, pero ciertamente estaba casi seguro de que solo era eso, rumores. No creía que algo tan desamparado de cualquier civilización pudiera existir. Aquel muchacho pelioscuro se hallaba lanzándome una mirada desafiante, la cual acepté y se la devolví, el interés por lo desconocido volvía a surgir en mi inconscientemente. Mis dedos crujían mientras se entrelazaban y volvían a su forma relajada una y otra vez hasta que dejaron de ser capaces de hacerlo. El ambiente que rodeaba toda la zona donde los candidatos nos hallábamos estaba cargado, tanto que cabía la posibilidad de que alguno de los shinobis presentes se preguntara si realmente merecía la pena tomar un riesgo como el que íbamos a enfrentar solo por portar el título de Chunnin. Pero no solo se trataba de eso. La experiencia, las situaciones más reales que en ningún otro lugar antes podrías haber vivido, lo que a continuación sucedería no tenía precio, iba a ser algo único.



Una mujer de las que se encontraban alzándose por encima de los aspirantes saltó en dirección a la posición en la que tanto yo como mis rivales nos encontrábamos. Ruda, directa e insensible nos aportó unas palabras las cuales no debieron ser agradables para muchos cuando dijo algo como que, por nuestra pinta, íbamos a ser carnaza fácil. Dejé de prestarle la misma atención que cuando comenzó a decir esa típica palabrería que solo serviría para mermar nuestro objetivo, dejando de lado esa conversación, dedicándome a examinar y detallar a cada uno de los integrantes de la fila, haciéndolo muy por encima, echando un breve vistazo a los cuales podía mirar sin llamar la atención. Los demás superiores seguían estáticos en su posición, mientras tanto dirigía mi visión hacia el Jonnin que se había hecho cargo de mi equipo, con una mirada sincera no apartaba esta de él, no sabía si se iba a percatar de esto, pero quería dejar en claro que en algún momento le iba a alcanzar, aunque fuera un hombre de pocas palabras, su poder me hacía admirarlo sin dudar y tener una referencia de lo que quería llegar a poseer.

Pasado unos escasos segundos tras terminar con la primera tanda de presentación, o por lo menos algo semejante a ello, volvió a dictaminar sentencia abriendo la boca la que parecía ser una de las manos más importantes del vigente Hokage. Explicó lo que definiendo serían las reglas básicas y principales de la primera fase la cual cada vez estaba más cercana, mostrando dos pergaminos diferentes. Uno representaba la sabiduría, y el otro el poder. Típico, pero eficaz, a la hora de motivar estas dos palabras eran clave. La finalidad era aparecer en la torre que se hallaba en el epicentro del bosque en posesión de los dos pergaminos, y por lo que parece, allí dentro cualquier opción era válida, y por eso recalcaba, cualquier opción.

Una vez terminado el turno de las instrucciones, volví a colocar mis orbes en dirección a los Jonnin de mi país, averiguando la dirección el que iban a atajar para llegar al norte lo antes posible, haciendo caso omiso a la fila puesto que ya no representaba ningún atamiento para comenzar a caminar hacia ellos junto con los demás genin de Kiri, no había lugar para perder el tiempo fuera de aquel bosque “maldito” según muchos. Tras un pequeño camino finalmente aparecí donde ya se encontraban mis dos compañeros junto a mis otros dos superiores. Fruncí levemente el ceño debido a que un rayo de luz natural había interferido en el camino de mis cuencas oculares, llegando a molestarme, mientras me colocaba cerca de quién debía estar, con la mano izquierda acariciando el mango de Bōnbara. Suspiré, expulsando todo el oxígeno que quedaba dentro de mí, para volver a poder saborear el que era tan puro y virgen de la humanización. “Lejano a lo racional, pero a la par de lejano de la imaginación, la verdad desintegra las calumnias de los enemigos.”



País del fuego - examen Chunin







♣️♣️♣️♣️♣️♣️♣️

:
— Hablo. —
"Pienso."

Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Haru Uzumaki el Sáb Nov 18, 2017 3:56 am


Haru Uzumaki
De cierta forma la chica ponía su foco de atención en Kitsune, pero igualmente mantenía una expectativa de la gente de su alrededor… porque era un lugar lleno de ninjas de otras aldeas, y Ryuu les había advertido de los cuidados que debían mantener presente.
Por eso mismo era necesario identificar ciertos detalles en la kunoichi pues también se podía mencionar aquello que no estaba visualizado a simple vista o se mantenía como un accesorio. Si comenzáramos desde la cabeza hacia abajo se podría distinguir una horquilla muy hermosa en el cabello rojizo de Haru, esta no estaba destinada a sostener la coleta que ella poseía… más bien era un hermoso adorno de alta calidad (esto se notaba porque el metal de fabricación era oro, además que tenia forma de flor -una rosa concretamente- que estaba adornado con varias piedras rojas… un experto en el tema podría evaluar de que gemas se trataban), por otro lado la bandas shinobi de getsugakure se encontraba rodeando el cuello de la ninja… ella la mostraba con esplendor puesto que estaba orgullosa de ser una kunoichi de esa aldea (A pesar de que sus orígenes estaban en otra parte… y el amor por su tierra natal era mucho más fuerte que cualquier cosa, pero eso no quitaba el hecho de que Haru estaba viva gracias al País de la Luna).
Por otra parte se encontraba utilizando una blusa blanca -bastante larga- que poseía mangas largas… esto era perfecto para ella que poseía un dispositivo de lanzador automático en su antebrazo derecho. Y entre su chaleco -correspondiente para la situación tan especial-, bolsa ninja y porta armas, guardaba sus armas, pergaminos, hilo, sellos, píldoras y resto de cosas que la pelirroja llevaba.

Por otra parte el ambiente de su alrededor causaba una sensación bastante natural en ella, pues la lluvia parecía menguar y el olor de la tierra se hacía intenso -al igual que el aroma de los tronco de los arboles mojados- la humedad parecía rasgar la piel y traspasar hacia los huesos de la Uzumaki que en ese instante era empujada delicadamente , ante esa acción miró hacia el costado y vio a su prima… la kunoichi sonrió ampliamente mientras abría los brazos para abrazarla (todo esto sin despegar la vista de Kitsune).
Luego de la “bienvenida” que le dio a Quinn, vio hacia todas partes y observó a los jóvenes de otras aldeas que no había visto con anterioridad (por ejemplo el de la Hierba, Amegakure y sonido)… ellos eran desconocidos para la chunnin pues jamás se había encontrado con gente de esos lugares. Por ultimo terminó observando a Laharl, al cual miró y sonrió de forma cómplice…
Igualmente sus vistazos fueron rápido, pues Haru no podía despegar su mirada del de la rubia.

Como si un desfile se tratase, apareció alguien más…una figura muy importante que Haru observó con detenimiento, sus acciones y forma de hablar no era comunes, ella las había visto en la realeza… por ende se sintió un poco inquieta pero trato de no darle la suficiente importancia. Más bien, lo que interpreto de todo aquello fue el saludo de Kitsune con ese hombre; otro acto que le había llamado la atención a la pelirroja fue cuando la rubia miró fijamente hacia  ciertas personas que estaban en la fila de los gennins. En el momento que Kitsune detenía su vista en cada una de las personas, Haru recorría con sus orbes el trayecto para observar el foco de atención de la Yamanaka…

Al estar tan atenta, aquello no paso desapercibido por Haru, pues aún seguía haciéndose pasar por idiota y sus mejillas se mostraban sonrojadas mientras algunas expresiones de su rostro mostraban incluso “¿Celos?” Bueno, si iba a fingir lo haría bien y no se distraería lo suficiente como para perderse ese tipo de gestos.
Depsues que la chica de cabello violáceo (que había aparecido junto al “hokage”) habló y explicó todo, los jounin partieron, por ende Haru estaba preparada para ir con su grupo… pero ¿Estaba bien aquello? Su mirada continuo repasando a  la Yamanaka mientras le hacía un gesto a Quinn y a  Laharl… deberían de seguir al Jounin ¿Verdad?

Por eso mismo la chuunin comenzó su marcha, no sin antes observar la dirección que tomaba la Yamanaka junto al otro chico que le acompañaba. Luego paso su vista hacia sus compañeros y les sonrió… pues ella esperaba que ellos pudieran superar las pruebas que se les darían.
PAÍS DEL FUEGO - EXAMEN CHUNIN




Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Natala el Sáb Nov 18, 2017 4:27 am


N A T A L A
El tiempo transcurrió mientras aquella multitud comenzaba a tornarse de un tamaño considerable. Todos los presentes tomaron sus respectivas posiciones de manera ordenada, esperando así, el cantar de los instructores, los cuales, simplemente se limitaban a observar de forma intermitente la estampa de los aspirantes.

Sumergido en mis pensamiento, así me encontraba en aquellos momentos. Mi mirada se posaba perdida en el horizonte, en busca de nada en particular. Aquel estado fue perturbado por una presencia, de la cual, me pude percatar. Esta, se aproximo hasta uno de mis costados, posicionándose de tal forma. El sonido de sus pisadas contra el terreno embarrado, mas su penetrante mirada, hicieron que mi mente retornase de su viaje astral. - Hmm... ¿Un chicle? - Mencione, a la par que ofrecía dicho comestible.

El líder del "País del Fuego", denominado como "Hokage", dedicaba unas palabras a todos los participantes del evento. Aquellas palabras no se caracterizaban por ser relevantes, por lo que me dedicaba a observar de manera recatada a la sujeta que se hallaba a mi vera.

Una vez concluida toda la diplomacia, los shinobis, deberían de agruparse acorde a su lugar de procedencia. Me posicionaba a espaldas de "Kio, el cual, avanzaba dirección al lugar acordado. Posiblemente, el tal "Ryuu Kobayashi" nos reservaría unas ultimas palabras. Al fin y al cabo, esta podría ser nuestra tumba. Por lo demás, no había logrado prestas demasiada atención a lo que se referían aquellos Jōnin. Al parecer, dos tipos distintos de pergamino se utilizarían, uno para cada cual.
PAÍS DEL FUEGO - BOSQUE PROHIBIDO






Última edición por Natala el Sáb Nov 18, 2017 4:38 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Quinn N.Phoenix el Sáb Nov 18, 2017 4:37 am


Quinn N.Phoenix
Tras su temprana llegada al territorio de reunión podía notar como la tensión ahondaba en todo lo que yacía a su alrededor. Parecía que la misma realidad pendiese de un hilo, incluso para ella que normalmente se estaría dejando llevar por el mismo aburrimiento que buscaría hacerla enloquecer. Odiaba los "eventos sociales" o más bien todo aquello que supusiese estar rodeada de una panda de inadaptados sociales con problemas psicológicos muy a pesar que incluso ella, pecase de un gran desvariar.

Aún y a pesar de la verdadera naturaleza de la violácea no podía mentir a la hora de tachar aquel día como uno entre los pocos que habían conseguido perturbar su bienestar, pero, de algún modo, sentir el cobijo de los brazos de la peliroja llego a robar una de sus tan típicas sonrisas divertidas que, muy a pesar de no estar acostumbrada al contacto físico de las personas -siempre y cuando no se tratasen de las de su amante- aquella vez, parecía ser una simple necesidad que calmaba la pequeña histeria que parecía oculta entre su ya magullada piel.

De algún modo la inquietud parecía azotar cada parte de su cuerpo aunque, a ojos de desconocidos la presencia de aquellas orbes albinas castigando a los presentes podría llegar a atraer malos augurios pero, estos rápidamente se vieron menguados las la presencia del último Uchiha que había quebrado la tensión de su cuerpo o por lo menos durante unos instantes puesto que, la atención que habría depositado sobre este quedo obsoleta ante la presencia de una nueva integrante que parecía dispuesta a arrebatar el mínimo de cordura con el cual aquella mañana se había despertado. Sus orbes albinas en cuestión de milésimas de segundo parecían castigar a la shinobi de toga oscura que se colocaba al lado del pelinegro que aquella misma mañana había amanecido a su vera, captando de inmediato lo que parecían unas intenciones que para la pelimorada sentenciarían su triste existencia en caso de que sus actos terminasen por llevarse acabo.

La voz de aquella a la que la joven Uzumaki habría denominado como escoria pasaba a un lado, después de todo, las instrucciones de una incompetente shinobi del país del fuego no eran nada para alguien como ella que detestaba al completo presencias que portasen el mínimo contacto con aquel país, algo que podría resultar una locura para el que conociese la realidad que la ligaba al mismo hombre que se encontraba prácticamente frente a ella y que robaba por completo su atención, pero, esta vez, de manera distinta. Su sentidos parecían verse crispados, incluso parecía que sus mismos ojos estuviesen dispuestos a sacar a relucir aquellas venas que enmarcaban el gran poderío que sellaban sus orbes albinas. Pero, por suerte, el accionar de la mano del Uchiha al buscar frenar el contacto que aquella maldita cría buscaba hizo que lo que parecía lava correr por sus venas amainase, muy a pesar de que el fuego ya había quemado su circuito sanguíneo.

Su preocupación se había esfumado en cuestión de segundos. Ahora su objetivo había quedado claro, misma razón por la cual sus bélicas intenciones comenzaban a rasgar la realidad, enmarcando los rasgos de aquella desconocida como su próximo objetivo, el mismo que ahora hacía sus instintos arder y desviar su mirar oscuro hacia la misma Jonin que tiempo atrás ignoraba con absoluto descaro.

Una vez la mujer había acabado con las instrucciones volvió la mirada hacia el pelinegro que se encontraba a su izquierda, el mismo que había quedado en el olvido por culpa de la desconocida pero, en el mismo instante que estaba dispuesta a partir, sus pasos se vieron frenados por la voz del mismo que por el ligero enfado que había marcado su cuerpo. Fue de este modo como quedo inmóvil y ahora sus orbes albinas volvían nuevamente a toparse con sus ojos celestes que en aquellos momentos, quedaban a escasos tres metros de los de ella. — Había olvidado que no debo de preocuparme. Después de todo jure que sería yo quien acabase con tu vida. No tienes permiso para morir, Ragnar, no si tu mujer no te lo permite. — Dichas aquellas palabras y tras brindarle un último mirar repleto de una rudeza casi inquebrantable sus ojos volvieron al frente, dibujando así el camino que ahora, recorría acompañada de su hermano.
País del Fuego - Exámenes Chunin











QuinnxKatsu:

Uzumaki's Family:

Forever<3:

Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Kishue el Sáb Nov 18, 2017 5:10 am


Phantasia
Más y más personas se presentan con el tiempo y no duraría mucho la espera para el inicio de la ceremonia, como me gusta llamar la situación. Unas personas más se hicieron presentes, entre ellos el Hokage y uno de sus fieles jounins, y a quien conocía como una de las más fuertes y respetables, para mí y en general, pero sobretodo para mí, entre todos los altos cargos de la aldea, la prefiero a ella ante todos, por su personalidad y por cómo lleva ella las cosas.

La lluvia baja su intensidad, pero poco me importa con mi atuendo, la capa mantenía mi cuerpo seco y lo único que se me mojaban eran los pies por las salpicaduras de los pasos, estaba preparado para enfrentarme a las adversidades sobre el agua, una vez lo hice y esta vez que estoy más preparado no iba a ser peor. Escuchando las palabras del Hokage fue seguido por la jounin, quien el primero decía sobre protección, ella lo contrario, resultando gracioso ese contraste de personalidades pero como bien dije antes, me gusta ella y su forma tan directa de hablar y tratar a las personas, un poco de rudeza, la necesaria para sobrevivir. Pero más allá de eso observando a todos, sobretodo porque cada simple movimiento llama mi atención, no por mi incapacidad de concentrarme, sino al contrario, por esa habilidad para ver todo a mi alrededor y concentrarme en varias cosas a la vez no pude evitar entender la situación con la albina.

Pronto continuaría la jounin explicando las actividades del examen sobre el objetivo de este y un encontronazo de un equipo, haciéndome suspirar pues no era la primera vez que me obligaban a trabajar con desconocidos y vaya que me iba mal ello, pero al menos esta vez, según ella, podía traicionarlos o incluso asesinarlos si era necesario, por un bien personal, la subsistencia, ¿haría eso? Dependería de la capacidad de mis compañeros de equipo, pero pronto terminaría el discurso y debería seguir indicaciones, quedarme quieto a esperar a que mi equipo se anunciara.
PAIS DEL FUEGO - BOSQUE PROHIBIDO




Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Laharl el Sáb Nov 18, 2017 8:15 am


Laharl Uchiha
En cierto punto aquella reunión de todos los gennins, y algunos gennins que se pudieron graduar en el anterior examen chuunin actualmente están en una posición bastante comprometedora debido a que están en un territorio completamente desconocido, y mas en una prueba que en verdad es totalmente diferente como la había imaginado el pelinegro, siendo ahora una caja de sorpresa en cada segundo pero de alguna manera el Uchiha, solamente se queda quieto al lado de su hermana para acompañarla en todo momento mientras observa de reojo a los nuevos ninjas que se quieren transformar en futuros Chuunins, aunque alguna manera existe uno que le llama la atención que se puede destacar de cierta manera conociendo este antes de que comenzara esto debido a su compañera, actualmente se puede decir que es un conocido del ojiambar también pero no tienen la misma confianza como le tiene la pelimorada, pero de poco a poco se pueden conseguir cosas grandes debido al tiempo. El ambiente vez que pasa un segundo más se vuelve aun mas incomodo poniendo un aire de tensión en todo momento como si el evento social fuera algo más del momento haciéndole mala espina para Laharl, sin decir este absolutamente nada solamente se cruza de brazos mientras ve como a su compañera le abrazan, viendo como se deja la contraria entiende que tienen una buena relación porque la verdad pocas personas logran abrazarla de esa manera teniendo en cuenta que la persona que le está haciendo de alguna manera le tiene que pagar algunas deudas al chico, de alguna manera el mayor puede decirse esta algo feliz porque puede ver ciertos patrones  que en verdad son interesantes, algunas cosas cambian con el tiempo, y unos planes o objetivos cambian con el tiempo dependiendo de la situación que esta puede cambiar totalmente algo si lo desea para la conveniencia de cualquier persona.

Un suspiro largo escapo de los labios del pelinegro, sabiendo que posiblemente las personas que simplemente desconoce pueden darle ordenes sabiendo que esta es una de las principales razones por la cual este no quería venir a este gran evento, desteta que alguien que ni conoce le de ordenes en una aldea que ni siquiera pertenece sabiendo que en cualquier momento puede morir por cualquier estupidez que pueda cometer o simplemente una tracción por parte de un ninja de la aldea del Fuego. Como si fuera lo más normal su mano se posa en el hombro de su compañera tratando de animarla sabiendo que en estos momentos puede estar sintiéndose totalmente mal porque su estado decía eso, sus orbes de color ambar le dedican una mirada a las personas que puede observar desde su posición que le invitaron mientras que de un ritmo lento pasan los segundos esperando que algunas vez esta cosa pueda iniciar de manera oficial logrando desesperar al azabache, tenerlos tanto tiempo en un solo lugar la verdad lo empieza a sentir una inquietud y a la misma vez un aburrimiento que la verdad actualmente nadie se lo puede quitar.  No puede evitar mirar a la Uzumaki pelirroja, cuando esta le dedicada una sonrisa conociendo a que se refería con eso pero a la mejor forma es mejor olvidar aquellos acontecimientos que pasaron en el pasado de forma rápida para que no pueda existir ningún solo problema entre nadie de la misma aldea de Getsugakure.

El momento en cual el chico siempre detesto, y lo hará es cuando de alguna manera comenzó a recibir las instrucciones de una persona que la verdad era una mujer bastante interesante para que cualquier persona dándole n aire totalmente diferente sintiendo como si esta fuese alguien más importante o simplemente sea la imaginación del chico. Sin decir absolutamente nada el chico simplemente se queda callado mientras observa de reojo a su compañera, empezando a escuchar las palabras que salen de la boca ajena sabiendo que de alguna forma posiblemente pueda tener algún sentimiento por parte de Ragna, o eso dejo a entender cuando se reunieron por primera vez, y ahora esta dedicándole algunas palabras bastante románticas pero fuerte a la vez, pero son en temas que no tiene intención el pelinegro de meterse a fondo, tampoco es un detective que se mete en la vida de las personas para saber conociendo que cualquier persona puede tener su vida sin se molestada y juzgada. Tras finaliza aquella reunión ve como la Haru, sigue al jounin haciendo entender que también tienen que irse con ella, y con el mismo ritmo junto a su hermana, le empiezan a seguir sabiendo que lo bueno está a punto de empezar aunque no tenía que ser bastante adivino el chico para saber que la mente de la pelimorada de su hermana, está pegada al chico de pelo largo azabache.

La sangre del chico le comienza a hervir con un ritmo lento por la plena desconfianza que tiene por las personas del lugar, ninguno es santo de su devoción teniendo en mente siempre estar alerta en algún sentido aunque existan jounins de su aldea para dar la cara también por la gente de Getsugakure, sabe que en cualquier se puede armar una gran discusión por cualquier comentario que este fuera de lugar en el evento, y posiblemente cause un gran descontento a cada persona importante del lugar que está reunida para ver a los futuros chuunins que van a pisar el mundo Shinobi. Junto a su ritmo lento no podía de dejar de ver a ciertas personas que llamaban su atención provocando que sus orbes se transformaran en un tono carmesí con tres aspas, teniendo una mejor visión en ellos, y de cierta manera desde la posición que estaban los chuunins, actualmente pueden ver a todos los gennins, y gracias al ojo especial del chico puede ver un poco mas de la realidad intentando descubrir algunas cosas importantes aunque el tiempo no le da desactivando su habilidad para irse con su hermana.

Tecnica:
MITSUDOMOE (三巴, TRES ASPAS)
Corresponde al tercer y último nivel conocido del Sharingan "común". La tercera aspa se une a las dos iniciales y juntas forman la maldición de este clan. El dojutsu se presenta en su forma completa otorgando al usuario su última característica.
Consumo: 25Ck activar y 14Ck mantener.
EFECTOS:
Visión ralentizada: mayor ralentización de los movimientos, y por consecuencia, la velocidad de reacción crece. Así mismo, aumenta su nivel en la captura de detalles, lo que hace su coordinación en combate una labor más fácil.
Efecto: La agilidad del rival o de sus técnicas se ven reducidas en 9 puntos.
Líneas de Chakra: Es una visión clara y concisa parecida al jutsu Hyuga (menor precisión). Diferenciación clara de niveles de chakra, percepción de perturbaciones y diferenciación de clones, todo esto a una distancia máxima de 50 metros.
Asimilación Ocular: En su tercera fase, y gracias a su observación, el usuario de este dojutsu puede ejecutar una técnica observada en combate (a los 3 turnos "olvida" el jutsu) con la restricción de que no puede copiar técnicas que no pertenezcan a su clan, arte, kekkei genkai o especialidad kanchi taipu.
Importante: Si posee las ramas necesarias para ejecutar la técnica, puede aprenderla y guardarla en su repertorio pagando el coste de la misma en PN al momento de visualizarla.
Ojo de Ilusión: El propio dojutsu viene preparado para el uso de las artes ilusorias, potenciando y mejorando su uso a través de los ojos.
.
PAÍS DEL FUEGO - EXAMEN CHUUNIN






Volver arriba Ir abajo

Re: [2º EXAMEN CHUNNIN — INTRODUCCIÓN] Alaridos en la oscuridad

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.